Ho’oponopono: una dieta de pensamientos II

Ho’oponopono: una dieta de pensamientos II

Hola amiga para mí es muy grato hacer contacto contigo nuevamente. Este post es una continuación del tema anterior, que tiene que ver con los pensamientos negativos que a diario tenemos y que nos impiden sentir paz. Y para sentir paz es importante tener en cuenta una ley universal: «Los pensamientos crean». No importa bajo que religión hayas sido educada, ni importa tu ocupación o tu nivel de riqueza. De manera universal todo pensamiento es creador, así que cualquier idea que en este momento esté llegando a tu conciencia, ya ha tomado forma y se manifestará de alguna manera en tu realidad.

Nuestra vida es una constante elección. A cada segundo, nos vemos obligadas a tomar un sendero y a caminar a través de él, con las herramientas que tenemos a la mano. De hecho en este momento estás eligiendo si las ideas expuestas aquí son prácticas para ti o no, porque el elegir es una actividad constante de nuestra conciencia. Pero seamos sinceras, hay unos caminos más difíciles de transitar que otros y esto puede hacernos creer que hemos elegido mal, que si hubiéramos tomado la otra ruta tal vez todo sería más sencillo, porque habría menos dolor en nuestra alma. No obstante esta teoría no es real, es sólo otro juego de la mente, ya que cualquier camino que elegimos nos va a llevar finalmente a un aprendizaje necesario.

Entonces, si el dolor es una trampa del alma ¿esto significa que no es real? Así es. El dolor no existe tal como aprendimos. Lo único que si existe es nuestra interpretación de todo lo que ha sucedido y sucede en nuestra vida. Es por eso que una situación que para muchas personas es motivo de tristeza, luto y llanto, para otras es motivo de celebración. Todo tiene que ver con la manera como interpretamos lo que llega a nuestros sentidos, todo tiene que ver con lo que elegimos sentir respecto de cualquier situación, sea cual sea. Este proceso consiste en un ciclo que involucra inicialmente a tus pensamientos, después tu elección o interpretación, posteriormente la respuesta de tu cuerpo y finalmente tu expresión emotiva. Si en los últimos días has realizado algunas elecciones que te han hecho sentir culpable, temerosa, triste, o deprimida, te encuentras a las puertas de una nueva elección y hay un par de caminos:

  1. ¿Empiezo de cero y me doy la oportunidad de sanar este sentimiento?
  2. ¿Continúo sumergida en el hueco profundo y oscuro en el que creo estar?

Supongamos que eliges la primera, la mejor, por supuesto. ¿Qué le sigue? Otra elección, naturalmente:

  1. ¿Elijo pensar que es fácil para mí sanar este sentimiento?
  2. ¿Me repito una y otra vez que quiero sanar pero no puedo?

Y así podría seguir la cadena de elecciones, que nunca termina y por ello tienes este instante para decidir una de las siguientes dos opciones:

  1. Que toda tu vida ha estado llena de errores y desaciertos, o
  2. Que se puede decir que cada error te trajo hasta aquí.

A cada minuto decides tu futuro, a cada instante juegas con tus posibilidades, las limitas o las expandes.

¿Qué elección estás haciendo ahora?

¿Ho’oponopono está funcionando o no?

Eso que estás sintiendo ahora es el combustible para poner en marcha tus deseos. ¿Eliges estar feliz? ¿Eliges estar triste? Créeme que elegir esto último no es nada difícil (basta con que recuerdes cosas tristes). Pero lo que sí significa un reto es levantarte por encima de tu tristeza, de tu duda y de los fantasmas del ayer para afirmar conscientemente:

«Yo estoy dispuesta a sanar mi vida y lo hago ahora”.

Cualquier herramienta a tu disposición es necesariamente un derivado de la esencia de ho’oponopono, cada herramienta en tu camino es una respuesta divina para que tu proceso de borrar memorias sea más sencillo, más agradable, más humano.

Haz una dieta de pensamientos.

Cuando no estés borrando memorias, crea frases flexibles como las siguientes:

Yo (tu nombre), elijo abrirme a la posibilidad de que realizar (mi sueño) sea más fácil de lo que había pensado.

Yo (tu nombre), soy riqueza, abundancia, prosperidad.

Yo (tu nombre), soy salud perfecta, amor perfecto.

Yo Vivi , elijo amarme más que siempre, más que nunca, en tu nombre y en el nombre de todas las personas que tienen contacto con mis palabras.

Gracias por leerme.

Entradas Sugeridas

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS