Ho’oponopono: Una dieta de pensamientos III

Ho’oponopono: Una dieta de pensamientos III

Espero que esta serie de post sobre la dieta de pensamientos haya sido de ayuda para ti. Escribo sobre los pensamientos bonitos porque es muy humano que fluctuemos, que nos movamos entre el miedo y la esperanza, que unos días amanezcamos con energía positiva mientras que en otros días no tengamos ni siquiera el deseo de intentar algo nuevo. Esto es parte de la Ley del ritmo, que es la misma ley que cobija a las olas del mar, con sus mareas altas o con sus olas tranquilas. De manera que si vuelves a sentir que tu mundo se está desmoronando o que está al revés, recuerda la ley del ritmo, que significa que todo en el universo tiene un ciclo, que todo sube y baja. Esto no quiere decir que siempre vas a estar triste y melancólica, esto te permite aceptar los ritmos de tu ser para así poder hacerte consciente.

Por eso es tan importante que puedas contar con tu propio apoyo porque es precisamente ese sentimiento el que permite que encuentres las palabras perfectas que necesitas para continuar con tu trabajo interior. Así que hablando de las palabras que integran tu dieta de pensamientos, quiero darte el significado exacto de la  frase “ME APRUEBO” porque la vamos a empezar a utilizar más que antes y para que cuando la pronuncies sepas con certeza qué es lo que estás aceptando. Cuando te apruebas, estás diciéndote a ti misma que por muy terrible y abominable que haya sido lo que hiciste o por muy despreciable que sea lo que estás pensando, comprendes que ese acto sincroniza muchas otras vidas a tu alrededor, que tu nivel de conciencia en el momento de equivocarte estaba de acuerdo con la actitud que tomaste y que no podías haber hecho algo distinto. De modo que tu niñez, tu juventud y tu experiencia te han guiado a vivir una serie de situaciones difíciles que no podías y tal vez aún no puedes evitar porque son necesarias.

Entonces «Me apruebo» significa: me comprendo, me entiendo como sólo yo puedo hacerlo y si yo me apruebo, las demás personas aprenderán a hacerlo con ellas y conmigo. Me apruebo también significa «me amo aunque haya______________». Y también significa: «Soy incondicional conmigo misma», «yo puedo perdonarme totalmente», «soy inocente».

Puedes empezar a aprobarte por: estar enferma, tener miles de deudas, sentirte sola, tener problemas familiares, haber perdido a alguien o necesitar desesperadamente de alguien, etc.

 

Crees que hay un gran riesgo en aprobarte porque piensas que si te dices que a todo, entonces los problemas no se irán, pero debes darte cuenta de que por desaprobarte tampoco se han ido, que siguen a tu lado como una sombra, así que si los problemas no se van a ir hagas lo que hagas, es mejor pasártela bien, mientras te dices a ti misma todo el tiempo (ten en cuenta el sentido común. No se trata de que le digas  a una autopista llena de carros y te lances a cruzar, te pido sentido común nada más).

¿Has notado cuantos no dices al día? Muchos! Yo también lo hago y creo que si nos aprobamos, será más fácil decir que sí. Nota cómo cambia tu energía cuando dices en voz alta: Sí al amor, sí al dinero, sí a mi prosperidad, sí a mi tranquilidad. Debo anotar algo al respecto: Aunque ni siquiera tengas el deseo de decir que sí a todo, apruébate y di: «Me apruebo aún por decir que no». No es tan difícil.

Las palabras de aprobación, amor y afecto que diriges hacia los demás, son como una chispa de luz que toca el alma de esas personas que son parte de tu realidad. Así que cuando la luz se da para ellas, también se da para ti. Estamos aprendiendo a crear una relación estable con nosotras mismas y paso a paso lo estamos logrando. El diálogo interior que sostienes contigo puede ayudarte a construir el mundo que deseas. Ese diálogo es aquella vocecita que sale cuando estás descuidada, aquella que te dice que mientes al decir que eres feliz, es ese sonido que te dice muchas veces que aún continúas enferma o que no saldrás adelante con tus pagos, es aquella que te desafía a que busques más respuestas en ti, aquella que ahora te pone a pensar y a decidir si podrás lograrlo esta vez. Y claro que puedes y podemos lograrlo.

Gracias por leerme.

Entradas Sugeridas

1 COMENTARIOS

  1. Gise
    noviembre 30, 2016 11:31 Responder

    Hola Vivi… Cada vez que visito tu blog me pasa lo mismo, me emociona encontrar en tus palabras las respuestas a mis preguntas de toda la vida, seguido a ello.. un largo suspiro que alivia y el corazón te agradece… Te Amo!

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS