Ítaca

Ítaca

Yo tenía 6 años de edad cuando mi papá (Luis Alberto, q.e.p.d.) me contaba sobre las aventuras de un hombre griego llamado Ulises, rey de Ítaca, de su aventura con los cíclopes, con Circe, con las sirenas, con Poseidón. Mi papá me contaba esto de tal modo que comencé a amar a La Odisea de Homero, desde muy niña. Y esto me llevó a leerla en su prosa original, desde temprana edad. Sólo quería leer una y otra vez, lo que tantas veces escuché como un cuento para niñ@s.

Mi cariño por la obra, permanece. Por eso comparto contigo algo bello que leí en Twitter, en la cuenta de una artesana de la palabra. Su verso dice:

“Me proveo
de nácar y corales
de ámbar y ébano
no hay apuro
por llegar a Ítaca.”
 
— @Guashabita

 

Si has leído la obra, recordarás que Ítaca era el hogar de Ulises. Su paz. Entonces el tuit es un llamado a vivir la vida, a no anhelar tanto la paz, que el anhelo nos consume el tiempo. Es una invitación a vivir!.

Así que respondí el tuit:

“No.
No tengo apuro.
Aún de lo que parece
la ira de Poseidón
aprendo.
Ítaca vive en mí.”

 

De pronto, en el intercambio de tuits, apareció Kavafis, el autor de un hermoso poema llamado Ítaca y por el cual le he puesto ese nombre a esta entrada. Observa por favor la magia en sus palabras, encuentra en ellas ese mismo amor del que tanto hemos hablado:

“Cuando emprendas tu viaje a Ítaca 
pide que el camino sea largo, 
lleno de aventuras, lleno de experiencias. 
No temas a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al colérico Poseidón, 
seres tales jamás hallarás en tu camino, 
si tu pensar es elevado, si selecta 
es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo. 
Ni a los lestrigones ni a los cíclopes 
ni al salvaje Poseidón encontrarás, 
si no los llevas dentro de tu alma, 
si no los yergue tu alma ante ti.

Pide que el camino sea largo. 
Que muchas sean las mañanas de verano 
en que llegues -¡con qué placer y alegría!- 
a puertos nunca vistos antes. 
Detente en los emporios de Fenicia 
y hazte con hermosas mercancías, 
nácar y coral, ámbar y ébano 
y toda suerte de perfumes sensuales, 
cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas. 
Ve a muchas ciudades egipcias 
a aprender, a aprender de sus sabios.

Ten siempre a Itaca en tu mente. 
Llegar allí es tu destino. 
Mas no apresures nunca el viaje. 
Mejor que dure muchos años 
y atracar, viejo ya, en la isla, 
enriquecido de cuanto ganaste en el camino 
sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

Itaca te brindó tan hermoso viaje. 
Sin ella no habrías emprendido el camino. 
Pero no tiene ya nada que darte.

Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado. 
Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia, 
entenderás ya qué significan las Itacas.”

Kavafis.Antología poética.
Alianza Editorial, Madrid 1999.

 

El poema de Kavafis, acaso no significa…

Ama tus recuerdos, tus memorias, tus cargas.
No quieras aligerarlas, eso las hará más pesadas.
No quieras librarte de ellas
para eso tendrás la eternidad.
Ama tus recuerdos, tus memorias, tus cargas
ese amor es tu paz.

No sé tú, pero yo al leer todo esto siembro y cuando lo comprendo, florezco.

Gracias por leerme.

Entradas Sugeridas

7 COMENTARIOS

  1. Sonia...
    marzo 26, 2015 13:29 Responder

    Hermoso Vivi…
    Gracias , amo,acepto,agradezco a mis memorias
    ..Vivi/Sofi saludos !

  2. Silvia
    marzo 27, 2015 08:51 Responder

    Gracias …gracias.

  3. Eline
    abril 01, 2015 08:29 Responder

    Entiendo …y también florezco…y me marchito al olvidar lo que entendí en este momento y vuelvo a florecer en otro otro lugar, en otro tiempo…y asi es siempre..la vida es asi…a vivir!!!.
    Te amo Vivi…no me canso de leer lo que escribes…gracias por leer lo que yo escribo…

  4. Nelly
    julio 20, 2015 17:30 Responder

    Gracias Viví muy hermoso…. asumo mi responsabilidad en un 100% de mis percepciones.
    Gracias por el relato del niño que llora no sabia que me mostraba algo que había en mi y
    que tenia que limpiar. Lo Siento, Te Amo, Perdóname, Gracias.

    Viví Gracias, Gracias, Gracias, Te Amo, Te Amo, Te Amo.

  5. María Elena
    julio 21, 2015 18:29 Responder

    Vivi, gracias por compartir. El ejemplo del bebé que llora me gustó y la historia de Itaca te hace pensar. Gracias, perdón. lo siento, te amo

  6. Mireya
    octubre 05, 2015 13:34 Responder

    Hermoso el relato de Itaca, y la analogía de mi propio Itaca resultó muy inspiradora.
    Gracias!

  7. Lourdes
    febrero 23, 2016 16:16 Responder

    Miles gracias por compartir hermosa!

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS