Lo que sientes, también lo siente el planeta

Lo que sientes, también lo siente el planeta

Alguien tiene que hacer la diferencia, alguien tiene que ser el inicio, alguien debe comenzar. ¿Quién será ese alguien?. Es simple. A quien le duele.

A veces me entero de noticias que intentan oscurecer el día, el panorama e incluso la luz del alma, pero de inmediato ellas, mis amadas palabras que curan, aparecen ahí para rescatarme, se ponen en frente de mí y no me permiten ver más oscuridad. Ellas no se quitan de ahí hasta que saben que estoy segura, que sonrío otra vez. Es por eso que esas palabras (te amo, lo siento, perdóname, gracias) son lo único que yo tengo, lo único que puedo sugerirte y si me lo permites regalarte cada día de mi vida.

Cuando sucede algo terrible en el mundo, debe haber equilibrio y sobre todo claridad en ti y en mí. Esta claridad consiste en no culpar, precisamente por el bien de todos los demás. Permíteme te explico:

La parte de nuestro ser, que es creadora, también se encarga de sacar un promedio diario de tus pensamientos, y establece los más fuertes, los más relevantes, para unirse a otros de su misma vibración y crear eso que llamamos «futuro». Entonces estamos hablando de que flotan en el aire todos los promedios equivalentes de los pensamientos humanos, y que ellos conforman una unidad, y que de esa unidad nos nutrimos y respiramos todos. Con base en ese resultado final, se crean condiciones climáticas y condiciones de vida humanas (desde las más pacíficas y bellas hasta las más horrendas y crueles). Así que eso que estás pensando ahora, sí que suma, sí que ayuda o sí que hunde a la unidad que somos todos. Esa es tu ayuda, ese es tu poder.

De modo que si entras en la frecuencia de la culpa, esa frecuencia que emana de ti buscará otras iguales y crearán una forma poderosa, que a su vez creará más de eso que no quieres. Eso que sientes ahora, está buscando a sus iguales, así que por amor a ti, agradécelo todo. Incluso los resultados dolorosos que consciente o inconscientemente hemos creado hasta este momento. De ahí, de esa gratitud nacerá la claridad que necesitamos para vivir mejor.

Bien.

En una entrevista, Gregg Braden (Autor de: La matriz divina, Tiempo fractal, El efecto Isaías, Secretos de un modo perdido de orar, El poder de la profecía, etc.), explicó que la ciencia ha descubierto que el campo magnético que generamos, afecta al campo magnético de la tierra*. Que esto pudo comprobarse por primera vez el 11 de septiembre de 2001, cuando los satélites registraron cambios que afectaron el campo magnético de nuestro planeta, mientras todos sufríamos por los ataques contra las torres gemelas.

¿Es posible que los sentimientos de angustia que viven los seres humanos afecten tanto a la tierra? Se preguntaron los científicos.

Y para muchos de nosotros es tan lógico que así sea, que nos decimos, por supuesto! La tierra, vista desde el alma, eres tú.

Entonces, si nuestra angustia que es algo tan humano, y tan lógico en muchas ocasiones, afecta así al planeta azul, ¿De qué manera le afecta nuestra gratitud? ¿Podría un sentimiento como el amor propio (porque solo es amor por ti, lo que has de sentir) ayudar al mundo? ¿Valdrá la pena dejar de luchar, de estar en contra de cosas? ¿Y será que si nuestra gratitud ayuda al planeta, también ayuda a los demás seres? ¿Cuál será la más influyente, la basura de las calles o la que se va alojando con el tiempo en la conciencia? ¿Qué tanto puedes perdonarte por todo, para ayudar? ¿Es correcto subestimar el poder de la palabra gracias, el poder de un te quiero? ¿Las palabras pueden curar?

Alguien tiene tarea.

*Campo magnético de la tierra, es el valor que muestra el equilibrio o desequilibrio en nuestro planeta, tiene que ver con el medio ambiente, con los mares, con la capa de ozono, con las causas de los huracanes, de los incendios, tiene que ver con las especies en vía de extinción, con los bosques y sus seres más pequeños, con los polos, etc.

Gracias por leerme.

Foto: tpsdave de Pixabay.com

Entradas Sugeridas

2 COMENTARIOS

  1. Luisa
    abril 30, 2017 08:28 Responder

    Infinitas gracias, Vivi. Tus palabras siempre acarician mi alma… Gracias-

  2. Juliana
    mayo 03, 2017 21:18 Responder

    Abrazos.

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS