Por qué no creo en certificados, diplomas y constancias

Por qué no creo en certificados, diplomas y constancias

Con motivo de los talleres o charlas que imparto, algunas personas me preguntan: ¿Entregas un diploma por hacer el curso contigo? Y yo les respondo que de momento no trabajo de esa manera, que no entrego un diploma o un certificado que les acredite, que les avale o que le garantice a las demás personas que aprendieron algo conmigo.

Quizá sea que el sistema de certificar a alguien no ha hecho clic en mí, por tres razones:

1. Un diploma, una constancia o un certificado no significa nada especial. No quiere decir que eres una experta en esa área, no quiere decir que aprendiste, y mucho menos quiere decir que puedas enseñar algo de lo que aprendiste. En pocas palabras, quien entrega el certificado no tiene idea de cuánto en realidad se quedó contigo.

2. Por la frase de Séneca: «Hay cosas que para saberlas no basta con haberlas aprendido». Que significa entre otras cosas, que la maestría con la que naciste para comunicarte, no se puede improvisar, ni enseñar. Se tiene o no se tiene.

3. Porque yo no he sido certificada por nadie y aquí estoy,  impartiendo talleres, escribiendo libros y recibiendo peticiones de personas que desean una constancia o diploma otorgado por mí.

Sé que en este mundo nuestro, para algunas organizaciones un certificado llega a ser más importante que el talento, que la aptitud, o que un don. De hecho algunas personas se tranquilizan cuando visitan a un profesional y ven todos esos cartones colgados en la pared, porque les da a entender inconscientemente que todo irá bien, que están en «buenas manos». Y esto sucede porque nos movemos en un ambiente donde los requisitos y el papeleo tienen una «voz muy alta».

Sé que todo este asunto de las constancias en algún momento de la vida puede ser necesario, útil o imprescindible, sin embargo es bueno que sepas que no lo es todo, para que así tengas claridad a la hora de elegir a tu maestra o maestro, de cualquier área. El hecho de que te entregue un papel o no, es totalmente irrelevante en cuanto a la calidad de la enseñanza y en cuanto a tu receptividad hacia ella. El mundo está lleno de instituciones, escuelas y colegios en los que no se enseña nada. Y en aquellos en los cuales llega a enseñarse algo, dicha enseñanza es tan poco práctica que se vuelve inaplicable en la vida diaria, que es lo que finalmente perseguimos.

En ese orden de ideas, lo que yo deseo, cuando imparto un taller y de acuerdo con lo que es perfecto para ti, es que te lleves algo contigo. Y que si en tu corazón resuena el hecho de transmitirlo, lo hagas, pero no copiando lo que aprendiste conmigo, sino dejando tu propia huella, ese perfume único que te caracteriza, la esencia con la que fuiste creada, el don con el que naciste. Eso es aprender.

En lo personal, mi carrera está avalada por mí misma y estoy satisfecha con ello.

Gracias por leerme.

© Todos los derechos reservados. Vivi Cervera 2013.

Entradas Sugeridas

5 COMENTARIOS

  1. monica
    octubre 01, 2013 14:20 Responder

    gracias Vivi crezco contigo.

  2. SONIA...
    octubre 01, 2013 15:47 Responder

    Gracias Maestra Bella…

    Saludos Sofi…

    Las amo…

    Me amo…

  3. marely
    octubre 01, 2013 16:13 Responder

    Dios mio k gran verdad gracias x ser un instrumentoo de dios

  4. marely
    octubre 01, 2013 16:14 Responder

    Ahha y gracias x compartirlo

  5. Zoozana Medrano
    octubre 01, 2013 18:16 Responder

    TOTALMENTE DE ACUERDO CONTIGO.
    Ademàs ya hay tanto charlatan que los baja de internet. Yo tan feliz que estaba X TU AYUDA y una “masajista” me fisuró una costilla. Yo soy como bb me baño y me da zooeño, ademàs tomé relajante muscular. Pienso que hasta con la mano del metate para las pacholas me hizo. Ayer me infiltraron 8 veces columna xq la fisura me pica la médula. Gracias a Dios nada grave solo inyecciones y reposo. Un abrazo de luz bendiciones rodeada de mis animales.

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS