El marketing en tiempos de espiritualidad (parte 2)

El marketing en tiempos de espiritualidad (parte 2)

Nota importante: Antes de leer esta entrada por favor lee la anterior, así llevarás la secuencia.

La palabra marketing la hemos tomado prestada del idioma inglés y traducida a nuestro idioma significa mercadeo. Desarrollar un buen sistema de mercadeo consiste en aprender el arte de intercambiar bienes o servicios por dinero o por lo que se considere conveniente. Este mercadeo puede considerarse exitoso cuando el vendedor es consciente de la valía de su producto y cuando esto está en equilibrio con la opinión de un gran porcentaje de sus compradores.

¿Qué sucede cuando el vendedor está ofreciendo algo que tú consideras doloso? ¿Qué sucede cuando te encuentras con una publicidad que promete imposibles? ¿Qué sucede cuando percibes engaño en las palabras del vendedor? (Este fue el problema central de la lectora que inspiró este texto), para lo cual responderé con un ejemplo práctico:

Supongamos que necesitas un par de tenis o zapatos deportivos para hacer ejercicio, y observas que en televisión alguien hace un anuncio que ofrece tenis especiales para perder 2 kilos de peso corporal por cada vez que camines con ellos. También observas un segundo anuncio de alguien que te asegura que si usas su marca de tenis, te sentirás más ligera y más cómoda a la hora de caminar. Obviamente tienes toda la libertad del mundo para elegir, ya que nadie te está obligando a comprar nada. De entre estas dos opciones, tu propia mente, tu propio sentido de lo racional, tu propia inconsciencia o nivel de conciencia total, determinará qué comprar.

Si eliges la primera opción (los zapatos que te permiten reducir peso corporal), lo más probable es que la misma expectativa te haga subir de peso y no al contrario; lo más seguro es que pasado algún tiempo, te sientas engañada, estafada, robada. Si eliges la segunda opción (los zapatos que te garantizan comodidad), lo más probable es que te hayas encontrado con tus compañeros de caminata y lo más seguro es que sientas que hallaste lo que estabas buscando y que puedes confiar en el vendedor.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que una chica adquiera la primera opción y que en cuanto utilice estos tenis y regrese a su casa, se mire al espejo y lance un grito de emoción y hasta llore llamando a su mamá para decirle: madre!!!!!!!!! acabo de perder 2 kilos. La madre, ansiosa, le pregunta cómo lo logró, la hija le explica y la señora sale inmediatamente de la casa en chanclas, con rulos en su cabeza, a tomar el autobús que la llevará al lugar donde su hija compró los zapatos mágicos. Así es como un extraño producto logra atrapar clientes. Si la chica perdió peso o no, es irrelevante. El asunto es que los humanos somos diversos y eso favorece todo tipo de marketing.

Entonces ¿Quién tiene la responsabilidad de haber sido engañada por la publicidad? ¿El vendedor o tú?

El vendedor puede vender lo que le apetezca porque en su opinión está haciendo una labor fantástica. El comprador puede comprar lo que le apetezca porque es quien tiene el dinero. Ambos tienen una cierta libertad respecto de esto y hay productos para todos los gustos, eso es lo que enriquece el mercadeo, eso es lo que nos hace vendedores, comerciantes, seres humanos que de una u otra manera contribuimos con la rotación de la Tierra.

Si tu elección por algún producto no ha sido la más acertada, sólo toma en cuenta que por alguna razón apareció en tu camino, y que lo más prudente será escuchar la enseñanza que a través de ese medio te da la vida, aprender la lección y continuar caminando (con tus tenis) como si nada hubiera sucedido. Tomar el 100% de responsabilidad. Eso te ayudará a elegir con mayor sabiduría las próximas veces.

Y ¿Qué hacer con el enojo que produce la publicidad engañosa?: Aceptarlo. Por alguna razón llegó, dile que lo sientes pero que estás agradecida.

Me he caracterizado siempre por ser una mujer sincera, hablo con mis clientes, lectores o amig@s como me gustaría que me hablaran, los trato como me gusta que me traten y es por esto que tengo definidas mis propias reglas, sé perfectamente qué es lo que quiero leer en mis propios sitios web. Por ejemplo, en mis redes sociales no me agrada leer groserías, o noticias desagradables. Y la razón es una: hay cosas que no están del todo conectadas con lo que yo te ofrezco, con lo que me gusta entregarte, con lo que creo que mereces. No estoy negando estas realidades, es sólo que elijo dejar lo que yo considero basura en su lugar.

Mi recomendación especial para ti es: si no te gusta la publicidad, el contenido o los comentarios de un sitio, evita tomarlo personal; da marcha atrás y vete. Tampoco lo lamentes por los demás, ya que aunque no lo creas, hay personas que necesitan de ese sitio y de sus productos. Además no puedes entrar en él a quejarte de lo que venden, esto es como invadir la casa de tu vecino con los objetos (en este caso palabras) que no querrías en la tuya. Lo mejor es que basta con un clic para dejar eso atrás y si un clic no es suficiente para esto, entonces tienes algo que solucionar dentro de ti.

Este tema continuará en una próxima entrega. Gracias por leerme.

© Todos los derechos reservados. Vivi Cervera 2012.

Entradas Sugeridas

4 COMENTARIOS

  1. Maggie Flores
    febrero 29, 2012 13:58 Responder

    Querida Vivi:
    Yo soy de las que con un clic uní mi vida a la tuya para siempre, esto ocurrió felizmente en marzo del 2011 en que “te conocí” por internet; con tu blog, tu boletín, y con tus hermosas meditaciones gratuitas, que escucho sin cansarme todos los días, me has ayudado infinitamente a sentirme mejor conmigo misma y con el mundo, por lo cual te estaré siempre agradecida.
    Ahora se acerca mi cumpleaños, y el único regalo que quiero es tu colección de meditaciones. Sí, cuesta; pero el regalo que me das con tus palabras, con tus ideas, con el hoóponopono, es simplemente invaluable. Lo que me has dado hasta ahora, todo el bien que has despertado en mí, eso no tiene precio.
    Me parece maravillosa la manera en que tratas este tema tan sensible para muchos. Una vez más y como siempre: GRACIAS, TE AMO.

    • Vivi Cervera
      febrero 29, 2012 20:20 Responder

      Maggie Flores que afortunada me siento por estar tan unida a ti! Gracias por tus hermosas palabras. Espero enterarme del día de tu cumpleaños para enviarte tu abrazo. Te quiero!

  2. Jorge Antonio Suárez Andrade
    abril 07, 2012 11:50 Responder

    Estimada Vivi:
    Son muchos los sentimientos, agradecimientos y amor hacia tu persona, porque nos enseñas la verdadera escencia de la vida, para mi que comparto y tránsmito la sustentabilidad, no hay como para poder compartir esta forma de vida tan necesaria, el tener sostenible nuestra cociencia, nuestra espiritualidad, para llevar con responsabilidad la vida ante éste mundo con perdida de valores, y me incluyo como un ser tan mundano, con éxitos y con fracasos, lamentablemente la ambición material me cego a la ambición espiritual; no dejando atras me queda muy claro una ambición en equilibrio.Lamentablemente o afortunadamente vivo con un fracaso que ha despertado en mi algo en lo que tu me has inspirado y encontrarme conmigo mismo me ha ayudado magícamente y mi labor de fomento a la sustentabilidad tiene ahora un enfoque más espiritual y responsable escribeme creo que podemos hacer muchas cosas juntos, lo siento me arrepiento , agradezco y te amo por ser como eres una persona como todas y como tu misma para todos.

    • Vivi Cervera
      abril 07, 2012 17:30 Responder

      Jorge, me alegra mucho saber que este escrito ha hecho eco en ti. Felicidades por ese nuevo enfoque. Exitos y gracias por tus bellas palabras.

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS