Ella quería saber porqué él eligió suicidarse

Ella quería saber porqué él eligió suicidarse

En mi muro de Facebook, una mujer me escribe:

Buenos días. Quisiera saber ¿Porqué mi hijo de 45 años tomó la decisión de quitarse la vida?. Me siento con mucho dolor. Busco el motivo y no lo encuentro quisiera que usted me diera por lo menos una explicación.

 
Mi respuesta:

Lo siento mucho. Lamento tu pérdida. Sucede que saber vivir en este mundo implica superar o trascender lo que nos han enseñado. Olvidar la vieja escuela. Y muchas veces no estamos list@s, y las «ideas nuevas» pueden parecernos tan absurdas e ilógicas, que terminamos por rechazarlas. Y esto no es malo, es sólo parte del aprendizaje, es una materia más. Es lo que sucede con muchas cosas que escribo. Por lo que me permito pedirte que abras aún más tu corazón. Gracias.

Primero: Creo que es muy doloroso desde nuestro punto de vista racional y humano el suicidio. Pero en realidad sólo cambian las formas y el tiempo. Hay muchas clases de suicidio. Un ejemplo: Las personas que por una u otra razón se han sentido víctimas de algo o de alguien y que lo sienten a un nivel muy profundo, enferman y mueren por esa emoción llamada culpa, más que por la misma enfermedad. Eso en muchas doctrinas se considera suicidio. Así que esto del suicidio es más común de lo que creemos.

Además es completamente inesperado. Basta sólo una interpretación nuestra de un hecho lamentable con el que no se cuenta, y esta interpretación puede quitarle las ganas de vivir a cualquier ser humano. El suicidio no es algo que una persona lleva a cabo por mala o desagradecida, es parte de una experiencia necesaria para esa alma. Y como tal, ha de ser respetada, honrada y asumida, tal como si se tratara de un acto tan heroico como continuar viviendo en este plano.

No creo en infiernos, ni en castigos divinos, ni en un Dios que te espera con correa en mano para restregarte en la cara lo que hiciste. Mi idea de la Inteligencia Divina es que se experimenta a través nuestro. Que cada situación que has vivido ha sincronizado universos, y que eso significa que nada es un error. Que todo es parte de una lección. «Aquí en el cielo no hay culpables hija». Me dijo mi papá (d.e.p.) una vez.

Es hora de quitarle ese velo de culpa y vergüenza que ha pesado sobre quien ha dejado este mundo repentinamente, porque se terminaron sus motivos, o porque ya no quiso continuar. Es tan igual que morir de una enfermedad. O incluso de muerte natural. Es un nuevo y perfecto comienzo. Es la vida floreciendo de formas distintas. Somos más que piel. Somos más que este mundo. Somos inmortales.

Segundo: Esa fue la manera de experimentarse del alma de tu hijo. Necesitaba de esa experiencia, así como muchos bebés que no alcanzan a llegar a este mundo, sólo que tu hijo lo hizo a los 45 años. Respetemos esa experiencia tal como fue. Aún en el dolor. Y haz que lo sepa. Puedes decirle:

«Hijo mío, con todo el amor que te tengo, respeto tu viaje, en cualquier etapa en la que te encuentres. Respeto tus sentimientos y la forma que elegiste para emprender un nuevo camino. Mi mente no te ve, pero mi corazón sí. Camino contigo. Te acepto. Acepto todo esto. Te amo. Amo que ya no sufras. Y perdono completamente mis percepciones. Perdono el error inexistente que habita mis ojos.»

Eso te traerá paz.

Y la paz, no riñe con nada, ni siquiera con las lágrimas.

Encarnar un alma en este mundo es algo que duele mucho y no se hará llevadero o fácil jamás, mientras no comprendas la palabra clave: PERDONAR(TE). No puedo explicarte con palabras, a dónde te llevará el hecho de perdonar todo lo que te ha lastimado, y de perdonarte por tus percepciones, pero si puedo asegurarte que cuando aprendas a hacerlo continuamente, el dolor no volverá a tocar tu ser de forma tan devastadora como antes.

Bastan unas simples frases: Te quiero, lo siento, por favor perdóname, gracias. En bucle. Siempre. Con todo el amor de que estás hecha.

Sugerencia: Ve a la parte inferior de la barra lateral de esta página. Verás una nube con palabras. Haz clic en la palabra muerte. Saldrá una lista de lo que he publicado sobre el tema.

Tu hijo presente, sonriendo mientras escribí esto.

Gracias Vivi, dice.

Y yo le respondo: Al contrario, gracias a ti amigo, por ilustrarnos, por ayudar con tu experiencia.

Con amor infinito…

Entradas Sugeridas

11 COMENTARIOS

  1. Rosa
    diciembre 09, 2015 18:11 Responder

    Como siempre. Lo unico que puedo decir es Gracias ♡

  2. DAMARIS MARTINEZ
    diciembre 09, 2015 19:02 Responder

    Gracias por tus artículos, los Leo con entusiasmo,aprendo muchote pido una ayuda,o un concejo,q pasa cuando nuestra madre biologica,nos dejo en manos de otra personas cuando pequeños y aunque trate mos de darle amor ella no nos puede queremos y trata de lastimarnos,eso me pasa a mi,puedo sanar esa relacion con Hponopno COMO LO HAGO AYUDEME POR FAVOR,tengo mucho q sanar gracias la admire y respeto

  3. Isabel Cristina Bolaños
    diciembre 10, 2015 00:33 Responder

    No me canso de decir : ¡GRACIAS!

  4. Ana Maria Suarez Yacils
    diciembre 11, 2015 16:54 Responder

    Muchas gracias…hace poco que re leo.,y encuentro muchas cosas maravillosas desde tu corazón ayudando a sanar nuestros corazones…te lo agradezco ..deseo tu ayuda para sanar todo lo que pasé en mi niñez mucha violencia de parte de mi padre fisicas y verbales las cuales no me permitirron avanzar…como perdonarme por sentir rencor…como superar…como librarme y encontrar la pax Dios te bendiga

  5. Maria
    diciembre 11, 2015 19:33 Responder

    Hola!
    Que lindas palabras.
    Las experiencias mas dificiles, en ocasiones, son las que nos ayudan a dar esos saltos de conciencia que necesitamos.
    Dios, el Universo, el Creador, nos ama desde la aceptacion y el profundo amor que nos tiene. Asi que, sin importar cual sea nuestra decision, El siempre nos recibe y conforta con su aceptacion. No hay bueno ni malo, premio ni castigo, en esta escuela Tierra. odas son las experiencias que como seres espirituales, decidimos vivir.

    Para los que sobrevivimos a una experiencia tan dura como el suicidio, las heridas se van sanando poco a poco, cuando aceptamos la voluntad y el destino de nuestros seres queridos y cuando aprendemos a encontrarles en esa parte de nuestro corazon donde les hemos recolocado.
    Oraciòn, meditacion y porque no decirlo, llanto cada vez que sea necesario, son mis consejos. Un abrazo

  6. sonia dussan
    diciembre 12, 2015 21:26 Responder

    Sencillamente GRACIAS, GRACIAS, GRACIAS.

  7. gricelda rendon
    diciembre 13, 2015 08:06 Responder

    Gracias gracias gracias muy recomfortantes tu articulos

  8. Raquel Selina
    diciembre 28, 2015 16:31 Responder

    Gracias Viví por ayudarnos a percibir más allá de lo qye nuestros ojos nos muestran. Gracias!!!

  9. Eli
    enero 05, 2016 12:48 Responder

    <3

    • Eli
      enero 05, 2016 12:49 Responder

      GRACIAS INFINITAS 🙂

  10. graciela
    enero 15, 2016 20:02 Responder

    Hola Vivi, fué un hallazgo encontrarte, sobre todo porque ví a una persona MUY QUERIDA por mi junto a tu nombre. Y eso hizo que leyera (es una forma de decir) tus artículos tan preciados. Porque me doy cuenta que ya no leo, siento con el corazón tus palabras, muchas gracias

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS