La noche de las luciérnagas

La noche de las luciérnagas

Aquí estoy nuevamente publicando para ti un tema que ha sido más fácil de escribir de lo que pensé, porque son muchas las mujeres que lo han inspirado, son muchas las almas que lo han solicitado y ha sido muy poderosa la fuerza que me impulsó a publicarlo en este momento. Como siempre, eres tú quien me hace más fácil la comunicación, eres tú quien me guía para que escriba sobre lo que necesitas leer.

Las luciérnagas son esos seres de la noche que emiten una luz fosforescente que por muy pequeña que parezca no puedes desestimar. Ellas son la señal de que en cada noche oscura siempre puede observarse a lo lejos una luz.

Desde que publiqué un artículo llamado Libre albedrío he tenido contacto con mujeres que se han castigado por mucho tiempo con el recuerdo de aquel hijo o aquellos hijos que tuvieron que dejar partir voluntariamente y con ellos me refiero a aquellas almas que fueron abortadas. Sé que este es el espacio perfecto para que tú, mujer, tengas un momento de intimidad, para que puedas percibirte como lo que eres: un canal que transporta luz divina con la inteligencia necesaria para comprender tu misión con tus hijos espirituales, que son aquellos que no trajiste a este planeta, que no nacieron o que aún están por nacer. Mi única preparación antes de escribir fue ponerme en tu lugar, “introducirme” en tu ser y estar ahí.

Te recuerdo que este blog es tu espacio multidimensional para sanar y que por eso mismo, los artículos que aquí lees son tu conexión con esa parte tuya que no puedes ver, son tu enlace con tu yo espiritual, con tu yo del ayer, del hoy y del mañana. Son textos que tú has creado para ir más allá de lo establecido y de lo que se considera perfecto.

Este escrito va dirigido hacia ti, por ser madre, por ser una mujer maravillosa, poseedora de la facultad de entregarte de manera incondicional a tus hijos y por sacrificarte sintiendo un dolor eterno, sólo para que ellos puedan ser lo que anhelan. Por eso escribo para ti, porque sé que este es tu caso especial; es probable que en algún momento de tu vida en el cual te sentías tan presionada por las circunstancias a tu alrededor, atrapada por algunas decisiones ya tomadas, tal vez sola, sin dinero, posiblemente con otros hijos por alimentar, sin un norte, vulnerable e irresistiblemente guiada hacia un lugar y hacia un instante en el cual, aquel ser que se desarrollaba en tu vientre iniciaría su viaje de regreso. Esta necesidad y urgencia que sentiste provenían de la vocecita de tu hijo espiritual con quien siempre tuviste, tienes y tendrás una conexión especial. El sonido de esta voz sólo te recordaba por medio de tu dolor, que tenían un “contrato emocional” (tema que trato en otro de mis artículos) que había que cumplir y en él había un punto importante: que ambas partes aprenderían una lección necesaria en la rueda de la vida. Tu hijo espiritual aprendería a cuidar mejor de su niño interior y aprendería sobre el abandono, mientras que tú aprenderías lo que significa perdonarte, entre muchas otras cosas.

Una parte de las enseñanzas que recibimos nos es dada por la sociedad que colectivamente hemos creado y que por medio de sus reglas nos limita, señala, excluye, juzga, lastima, prohíbe, con el único fin de que comprendamos la calidad de perfección que lleva en su núcleo todo aquello que consideramos un error. Así es como la vida y su juego “peligroso” te lleva a sostener relaciones con personas con las cuales también has realizado contratos emocionales; y te guía hacia espacios y situaciones que consideras perjudiciales, pero que también son parte de una lección escogida y después olvidada para poder aprender aún más del dolor.

Las creencias sociales así como nuestras instituciones y religiones excluyentes nos impulsan a considerarnos malas, inconscientes y erradas, cuando lo único que hacemos es aceptar nuestra condición humana por medio de pactos realizados en otros espacios, con seres que caminan a nuestro lado todos los días. Así que este es el momento de alejarte de esas creencias que son más tuyas que de la sociedad, que son más internas que externas y que son tu paso hacia tu liberación. Si no fuera por la discriminación que la religión hace respecto del ser humano, no podríamos transitar este sendero en el cual aprendes a transformar tu culpa en inocencia, tu rechazo en aceptación o tu tristeza en comprensión. Cuando sientas esa tranquilidad en ti, entonces podrás observar los cambios a tu alrededor y ya no sentirás ni verás dedos señaladores, ni escucharás juicios, ni te sentirás una mala mujer, tampoco te sentirás una madre sin alma. En cuanto puedas perdonarte por haberte lastimado tanto tiempo, sabrás que no había nadie ahí afuera cuestionándote, te darás cuenta de que sólo eras tú y que escritos como este han llegado a tu vida y a la Tierra para iluminar los caminos oscuros, áridos, estériles, desiertos, de madres, que como tú, se ofrecieron para que otra alma pudiera completar su viaje hasta donde lo había decidido.

¿Recuerdas el significado de libre albedrío? Lo he escrito antes. Es un regalo que te permite decidir, sin que importe tu edad o el espacio donde te encuentres; así que un alma cuando es concebida, posee el don de elegir y por eso mismo decide cuánto tiempo quiere permanecer en el vientre de una mujer, sin llegar a la Tierra, dado que esto es lo que necesita para su propia evolución. Y la primera etapa en este proceso se lleva a cabo cuando tú le permites marcharse; la segunda y última etapa se da, cuando comprendes el gran amor que tuviste que sentir por ese ser, para permitirle dejar tu cuerpo mientras llenabas ese espacio con una culpa infinita que pudo ocasionarte enfermedad y tal vez muerte. De modo que ese hijo o hija sólo espera que sientas amor por ti para así llegar a la plenitud, que es su derecho y el tuyo. Por eso estás aquí aprendiendo o quizás recordando.

Tu misión como madre es escuchar a tus hijos y cuando logras hacerlo por medio de procesos como un aborto, aunque esto ponga en riesgo tu vida, es cuando me pregunto: ¿Si esto no es amor de madre, entonces qué es?

Silencia las voces internas disfrazadas de moral, que te hacen sentir vacía o perversa. Alguna vez necesitaste escucharlas pero ese tiempo terminó. Existe en nuestro recuerdo, ese tipo de moral que va exterminando lentamente nuestra parte espiritual, ese tipo de moral que a veces nos deja sin espacios para perdonarnos y en esos momentos es mejor carecer de esa clase de moral para obtener respeto y dignidad.

Por otra parte, creo que estás en tu derecho de pensar que hay madres a las cuales no les importa abortar, pero entonces también tendrías que preguntarte ¿Qué tan errada estoy como para pensar que a ellas no les importa? ¿Qué tan ciega estoy para comprender lo incomprensible? ¿Qué tanto estoy involucrada en la decisión de una madre de abortar a su hijo aunque ni siquiera la conozco? ¿Qué tan responsable soy del dolor humano? ¿Tengo derecho de cuestionar a alguien cuya vida no he vivido? ¿Qué tanta vida expulso de mi ser cada día, con mi manera de pensar?

Los tiempos de nuestra mente han cambiado. Lo que antes era herejía, hoy es alquimia. Lo que ayer fue blasfemia hoy es libertad de expresión.

El hecho de que estés aquí, ahora, leyéndome, es la petición de tu hijo espiritual para que te pongas en paz con todo lo ocurrido, para que en esa forma conectes con su esencia y él/ella pueda sentirse realizada(o). Tienes varias maneras de conectar con ese ser y reconocerla(o); puedes cerrar tus ojos para percibirla(o), hablarle o amarle en el lugar que prefieras, en el ambiente y tiempo que elijas; somos intemporales ¿recuerdas?, el tiempo sólo está en nuestro recuerdo, así que puedes ir allí y ponerte en paz cuando lo consideres necesario.

Ten en cuenta que puede ser que te encuentres llorando a tu hijo espiritual mientras lo tienes a tu lado; muchas almas vuelven a nacer perfectamente en el mismo vientre que habían elegido para marcharse, así que si tuviste hijos después de abortar, es muy probable que haya regresado ese ser que consideraste no nacido y que puedas verlo todos los días. Se tiene conocimiento de todo esto desde hace muchos años, ya que algunos poetas y escritores de siglos pasados poseían una extraordinaria inspiración que creaba versos como el de Víctor Hugo el poeta francés nacido en el siglo XVIII, quien ilustra a la perfección lo que acabas de leer:

Y su dolor no remitía.
Finalmente dio a luz a otro niño, y fue grande la alegría del padre, que exclamaba:
«¡Un varón!» Aquel día sólo él sintió ese júbilo.
La madre, postrada y abatida, estaba pálida y exánime… Lanzó de repente un grito de angustia, pensando en el ausente, no en el recién nacido…
«¡ Yace mi niño en la tumba y no estoy a su lado!»
Oye de nuevo la amada voz del difunto en boca del bebé que ahora tiene en sus brazos:
«Soy yo, ¡pero no lo digas!», susurra mirándola a los ojos.

—Víctor Hugo

Tomado del libro “Lazos de amor” de Brian Weiss.

Mi intención jamás ha sido el aprobar o desaprobar el aborto, no soy quien para hacer esto. No estoy aquí para eso. Yo sólo sé, que si hubiera sido educada como tú, si hubiera vivido en el mismo entorno que tú, si hubiese estado en tu situación, ten por seguro de que habría procedido tal como tú lo hiciste. Así que lo único que pido a las mujeres es que siempre y bajo cualquier circunstancia escuchen a su corazón, que si se encuentran en una situación donde pueden decidir por la vida de su hijo, lo hagan con conciencia y con la certeza de que no son, ni han sido, ni serán malas por facilitar el viaje de un hijo espiritual o por permitirle quedarse aquí ya que esta decisión no es sólo de ellas y además, cualquier mujer en sus circunstancias se comportaría exactamente igual. Comprendamos que cuando una mujer toma la decisión de abortar a su hijo, es porque siente un deseo incontenible de hacerlo, siente la necesidad de decirle adiós y esto también es un deseo irresistible del ser no nacido.

En la actualidad, muchas personas rechazan el embarazo en mujeres que consideran muy jóvenes, por tomarlo como un hecho irresponsable, no obstante este juicio aparece cuando no hay el suficiente conocimiento respecto del libre albedrío así como de la necesidad de muchos seres angelicales por habitar el vientre de una mujer aunque sea por menos tiempo del establecido.

Y ¿Qué pensar respecto de la relación entre el aborto y las prostitutas, parteras, médicos ilegales o clínicas de aborto? Es inteligente pensar que ellos son el enlace que creamos colectivamente para llevar a cabo la transición o el viaje de las almas que lo necesitan. Estas personas son la elección de madres e hijos espirituales,  también son una elección tuya y mía como un recurso más para llevar a cabo la transición entre una vida y otra. Así que todas estas personas están ahí para cumplir con una necesidad de cada ser humano que habita la Tierra. Recuerda siempre que lo bueno, lo perfecto, lo correcto y lo sano, son conceptos humanos que dependen de ti para poder ser.

Por último, estás en libertad de creer o no, de aceptar o no, lo escrito aquí. Es esa decisión la diferencia entre tu enfermedad y tu salud, tu guerra o tu paz.  Aunque todavía ese dolor continúe ahí,  aunque aún llores, puedo asegurarte que sólo tienes este instante para renacer y para volver a iluminar la oscuridad de tus noches. Gracias infinitas por ser mi inspiración y por leerme. Te amo.

Copyright, 2009. Vivi Cervera. Derechos reservados de autor.

Entradas sugeridas:

Antes de opinar sobre el aborto hay que leer.

A quienes nunca sintieron el cariño de su mamá.


Te dejo con un fragmento de un libro llamado El alma del niño no nacido de Isabela M. Kirton.

Abandonados:

Ahora mismo veo a todos esos niños de los que nadie se ha hecho cargo. Están por allí y por aquí, flotando en el éter como globos multicolores unidos a sus piolines. Flotan en todas direcciones, revoloteando por encima de la superficie de la Tierra. Los veo. Siento su presencia. Esos niños están esperando que sus madres extiendan la mano y tomen el piolín, su piolín, esa hebra dorada que los anclaría en el mundo, en nuestro mundo, en su mundo… su reino angelical. Están esperando que sus madres los llamen: “Hijo, te recuerdo. Tú, ¿me recuerdas? Soy tu madre.” El hijo, ante ese llamado, responde: “Sí, Madre, te recuerdo. Estoy más grande, te recuerdo y aún te amo. Te veo. Tú no me ves pero yo te veo.” Nunca es demasiado tarde para tratar de alcanzar esa hebra dorada que te conectará con tu hijo espiritual. Nunca es demasiado tarde para tratar de llegar a él y decirle: “Hola”. Nunca es demasiado tarde para hacerse cargo de nuestros hijos que no nacieron. Los hijos que flotan en el éter esperando que tomemos su vida y la sujetemos a la nuestra. Extiende tu mano y toca la hebra dorada. ¿Puedes sentirla entre tus dedos? ¿Puedes imaginar a tu hijo espiritual, suspendido en el espacio, en la otra punta del cordel? Simplemente extiende tu mano y deja que tus dedos toquen la hebra dorada. Tu hijo espiritual hará el resto.

Entradas Sugeridas

43 COMENTARIOS

  1. Mariana*
    julio 25, 2009 18:04 Responder

    Querida Amiga!
    Me ha emocionado mucho leer este artículo. Me llega a lo profundo de mi corazón. Te agradezco, como siempre, y te felicito por tu claridad.
    Sigamos sanando nuestras memorias, recuerdos. Escucho todos los días los audios y, aunque a veces me olvido, trato de aceptar y agradecer Todo lo que me pasa.
    Lo siento, perdóname, te amo, gracias.
    Un abrazo!
    Mariana desde Argentina.

    • julio 25, 2009 19:27 Responder

      Mariana hermosa…
      Gracias por dejar tu huella en cada artículo que escribo. Gracias por tomar mi mano.
      Sé que este tema toca fibras ocultas en el alma de toda mujer, aunque no tenga el recuerdo de esta experiencia, en otra vida tal vez fue. Así que ahora todas nos unimos y creamos este sentimiento de redención para que el dolor no haga más daño.
      Te envío besos y abrazos.
      Te amo.

    • Peki
      mayo 06, 2016 21:08 Responder

      Gracias, gracias, gracias

  2. Yaritza
    julio 25, 2009 18:04 Responder

    Hola Vívi, me encanta la forma como nos llevas a la reflexión, imagino lo difícil que debe ser para una mujer el tomar una decisión tan fuerte como esta, no ver una salida más viable, no sé, debe ser tan duro sentir que se adelantó, que se pudo haber precipitado o que pude haberse dejado llevar por la desesperación, en fin que tal vez buscar otra salida, otra solución.
    Si bien es cierto que los hijos no nos pertenecen que somos un canal para que vengan a la vida de nosotros dependen los alimentamos hasta que comen solos, luego les damos la mano para que comiencen a caminar, tan pronto despegan del suelo y en un abrir y cerrar de ojos son hombres y mujeres. Aunque no tengo laa experiencia, si viví en mis dos embarazos la sensación de estar al borde de perderlos a lo largo de todo el tiempo de gestación ya que mi tensión arterial siempre estaba alta lo que envejece la placenta y en un momento se desprende y está en riesgo tanto madre como hijo, (dicho sea de paso con el hoponopono caí en cuenta que mi sobreprotección con ellos proviene de esta situación y ya lo estoy sanando descubriendo a unos seres que tienen luz propia que son fuertes y serán hombres de bien por sus ideas y valores) no llegué a término en ninguno de los embarazos, ambos son de 34 semanas y un poquitín, fue un tiempo con emociones encontradas fue fuerte, estaba tan asustada, quien tiene la culpa, Dios porqué a mí, hasta sentí que esperé muuucho para tenerlos y que era mi culpa que esto pasara; hoy sé que los tienes en su momento, los disfrutas de manera diferente cuando traspasas la barrera de los treinta, te enseñan porque son pequeños sabios es maravilloso. No juzgo tampoco a quien pase por esta situación, dicho sea de paso pero si lo pensaran tal vez sería diferente, en algún lado leí una vez que somos ángeles valientes que estando en el paraíso, decidimos nacer para venir a la tierra a sufrir, a gozar y sobretodo ha aprender, no obstante pienso que cuando alguien tiene que nacer nace y si no lo hace es por alguna causa o razón, ya sea el equilibrio o por un aprendizaje o tal vez no es su momento, ya que el tiempo de Dios es perfecto!
    Lo siento, perdóname ,te amo y Gracias!!! Infinitas gracias Viví amiga un gran abrazo.

    • julio 25, 2009 19:38 Responder

      Mi querida Yaritza…
      Lindo comentario, como siempre tu gran capacidad de amar, de comprender al mundo. Nos brindas tu experiencia, nos ilustras con tus frases. Tienes razón al decir que el tiempo de Dios es perfecto, hay una razón para llegar aquí y hay otra para no hacerlo.
      Te agradezco tus palabras amiga, así como las mujeres que te leen ahora. Un abrazo inmenso. Te amo.

  3. Vero
    julio 25, 2009 21:34 Responder

    Gracias Muchas gracias ´por Tus Palabras, eso me trajo al recuerdo de un Hijo Espiritual….al que senti desde el primer momento de su concepcion, con tanto Amor y Alegria como si hubiera sido el Primero(ya era el tercero)y al cabo de 2 meses, decidio no estar más con Nosotros o si, estar ahora, quiza, en la llegada al año nuevamente como un Nuevo SER o en otro tiempo……La decision de éste Mi Niño Espiritual la tomé en su momento con tanta Paz y tranquilidad como si nada de eso hubiera pasado, creo que se debio al gran Amor que en todo momento persibio desde que decidio elegirme como Su Madre en tan solo 2 meses.
    Y ahora pienso…..quiza, esté hoy aqui, a Mi Lado,en quien Nació despues de pasado un año, no se….
    Y me pasa desde hace un tiempo, que necesito decirme a Mi Misma, LO SIENTO MUCHO, ME PERDONO, ME AMO, GRACIAS y PERDONAME, TE AMO y GRACIAS…..
    Siento decirles a Mis Hijos a Cada Uno de Ellos, LOS AMO, LES PIDO PERDON POR MANIFESTARSE DE LA MANERA QUE DESEO QUE SE MANIFIESTEN, y LO SIENTO MUCHO POR ELLO.
    y PIDO A LA DIVINIDAD EN EL NOMBRE DE MI NIÑO INTERIOR QUE SANE, CURE, ELIMINE TODAS LAS MEMORIAS, PENSAMIENTOS Y RECUERDOS NEGATIVO EN RELACION A SUS VIDAS…..
    No sé Vivi, si logro explicarme….pero al leerte, todo ésto iba saliendo de Mi…
    Como Tu dijiste: Sé que este es el espacio perfecto para que tú, mujer, tengas un momento de intimidad, para que puedas percibirte como lo que eres: un canal que transporta luz divina con la inteligencia necesaria para comprender tu misión con tus hijos espirituales, que son aquellos que no trajiste a este planeta, que no nacieron o que aún están por nacer (y Yo agrego) o ya nacieron…. o aquello Hijos que elijieron, crecer y nacer en este Planeta.
    LO SIENTO MUCHO, TE AMO, PERDONAME Y GRACIAS MUCHAS GRACIAS POR QUE YO SOY AQUI, YO SOY ALLI, EN MÍ, EN TÍ, AQUI Y AHORA.
    CON TODO MI AMOR.
    Vero.

    • julio 25, 2009 22:30 Responder

      Hola Vero.
      Te agradezco mucho este comentario con tus vivencias, agradezco tu sinceridad y tu aporte hacia todas las personas que no se atreven a escribir por diversas razones. Toda esta idea se comprende aún más cuando conoces tu biología, cuando despiertas y puedes dejar de sentirte fragmentada, separada del resto. Todo es más comprendido cuando te das cuenta de que tú eres el bebé. De que nada te separa de él o de mí o de cualquier otro bebé, porque todos estamos unidos energéticamente hablando. Entonces si te unificas a ese bebé en esta forma, si piensas que al perdonarte, él también se está perdonando, habrás aprendido a obrar un milagro. Y los que te leemos también. Gracias por compartir con nosotros ese momento de intimidad.
      Lo siento. Perdóname. Te amo.
      Recibe un gran abrazo.

  4. lupe
    julio 26, 2009 14:42 Responder

    Vivi gracias por todo. Me hizo recordar por lo que pase hace algun tiempo que me hizo sentir muy mal pero ahora que leo esto me puse a llorar y me hizo sentir emociones que no habia sentido, que te puedo decir que senti la presencia de mi hijo espititual siento una paz dentro de mi que estoy segura que tu la puedes sentir gracias por todo vivi, yo casi no escribo pero leo todos los comentarios pero ahora me senti con ganas de escribir……..lo siento. perdoname. te amo……………

    • julio 26, 2009 18:31 Responder

      Mi querida Lupe, me siento feliz por las respuestas a este texto, porque mi único objetivo ha sido sanar ese profundo dolor que habita el corazón de las mujeres, desde su raíz. Me alegro mucho de tu contacto con tu hijo espiritual. Felicidades por tu paz, que así como dices también es mía.
      Te amo, lo siento.

  5. Elena
    julio 26, 2009 15:42 Responder

    Me han conmovido profundamente estas palabras que nos has regalado.
    Gracias por un momento sanador.
    Lo siento, pedóname, te amo, gracias.
    Elena
    Venezuela

    • julio 26, 2009 18:34 Responder

      Elena querida,
      Gracias a ti por leerme y por ser parte de mi inspiración para escribir sobre este tema.
      Un gran abrazo. Lo siento. Te amo.

  6. ELIA CORTES RUIZ
    julio 26, 2009 17:52 Responder

    SOLO PUEDO DECIR GRACIAS,TE AMO, DIOS TE BENDIGA. COMO SIEMPRE ERES UN GRAN FARO QUE ILUMINA LA NOCHE OSCURA DE MUCHOS SERES HUMANOS, QUE AMOR TAN GRANDE BROTA DE TUS PALABRAS, BALSAMO PARA TANTA MUJERES QUE POR MUCHO TIEMPO HAN SENTIDO UNA GRAN CULPA, DIOS TE BENDIGA.
    LO SIENTO TE AMO.

    • julio 26, 2009 18:38 Responder

      Mi querida Elia, yo sólo respondo al amor que me brinda la humanidad, al amor de ustedes mis lectores que es la materia prima de cada palabra escrita aquí y me siento honrada al ser leída por ti y por ellos. Iluminar la noche oscura del alma de los seres humanos y despertarlos en una mañana de sol, es mi misión en este planeta. Gracias por tu bello comentario y por estar aquí.
      Te amo.

  7. TAYLOR
    julio 26, 2009 21:00 Responder

    Vivi, como siempre, lo que pasa es que esta vez casi estoy sin palabras…. Pero, para todas nosotras, es importante saber que como dicen nuestras religiones tradicionales: No hay ninguna hoja de ningun arbol que se mueva sin la voluntad de Dios, así mismo lo dice Neal Donald en Conversaciones con Dios I, no es posible hacerle daño a ningun alma, simplemente porque todo lo hacemos con permiso, es lo mismo que tu mencionas de los contratos emocionales, ya hemos pedido permiso, ya hemos acordado antes en el infinito, por eso todos esos niños o niñas que no nacieron son un regalo que le hicimos o que le hacemos y como tu bien dices, no todas las mamás son elegidas para este trabajo, porque hay que tener un corazón lleno de fortaleza, amor y perdon para hacerlo. Para todas las mujeres que aún sienten culpa por eso, recuerden que las mamás siempre buscan lo mejor para sus hijos, siempre hacen lo que creen que esta bien y eso de hecho, es lo que estaba bien para esa alma en ese momento, sin eso, quizá esa almita no hubiera podido evolucionar… lo siento, perdoname, te amo, gracias.

    • julio 26, 2009 21:10 Responder

      Mi amada Taylor,
      Qué gusto leer tu comentario y qué hermosas palabras! Complementaste mi artículo. No es posible hacerle daño a ninguna alma por nuestro acuerdo con ella. No es posible herirnos porque todo tiene su origen en un contrato emocional. Creo que cualquier mujer que haya tenido esta experiencia se sentirá mejor después de leerte. Te envío un gran abrazo y mi agradecimiento. Te amo.

  8. Mariana*
    julio 27, 2009 21:03 Responder

    Vivi, permitime en tu página agradecerle a Taylor por sus palabras.
    Es precioso lo que ha escrito y siento ganas de expresar mi admiración hacia ella en este, tu portal donde todos/as, estamos sanando nuestras memorias, heridas y recuerdos. Me ha emocionado mucho su comentario. GRACIAS TAYLOR!
    Un abrazo!
    Mariana* de Argentina-
    LO SIENTO, PERDONAME, TE AMO, GRACIAS!

    • julio 27, 2009 22:02 Responder

      Mariana querida,
      Con mucho gusto, cualquier comentario tuyo es bienvenido en este blog y mucho más cuando exaltas algo tan bello como lo que ha explicado Taylor.
      Gracias, Un abrazo.

  9. samarkanda
    julio 28, 2009 20:02 Responder

    hola a todas

    Ya llore mucho cuando lei tu articulo del contrato emocional y ahora, aunque menos amargamente, tambien lloro.

    Siempre desee tener tres hijos y tengo cuatro.
    Uno en este mundo, que fue muy deseado y al que me une una gran fuerza y otros tres en el mundo espiritual.
    Ahora me siento muy feliz , gracias a tus palabras Vivi y a las de las demas mujeres.
    Aunque algunas personas me dijeran que la decision facil era abortar, yo sentia que no…que esa era la decision menos facil. En esos momentos era la unica salida que vi y ahora entiendo que asi era. Ni una sola hoja se mueve sin el permiso del Creador.

    No dejar nacer en este mundo a mi tercer niño casi me costo la vida, era ya muy grande y no se podia practicar un aborto.
    Muchas veces pense que yo no le habia dejado nacer y el se resistia a irse.
    Fue un parto provocado.
    Respiró y ya no se que pasó con el, no se donde lo llevaron. Me desmaye y nunca nadie volvio a hablar de el y yo no pregunté.
    Durante mucho tiempo he tenido miedo de ese niño, de su enfado para conmigo y de los terribles tormentos que me esperarian en la eternidad.
    Despues de alguna constelacion familiar le dije que le veia y que siempre tendria un sitio en mi corazon. Eso me ayudó mucho a no sentir miedo de el.

    Cuando lei el contrato emocional tambien me ayudo mucho y ahora este articulo y los comentarios, con mas fuerza.
    Espero por fin poder conectar con estos tres hijos espirituales, sanarme yo y que sanen ellos.

    Gracias a todas. No he hablado de esto casi nunca con nadie.
    Lo siento, perdoname, me perdono, te amo, me amo, gracias.

    • julio 28, 2009 21:33 Responder

      Samarkanda…
      Comentarios como el tuyo, me hacen sentir agradecida contigo, con la vida, con las demás lectoras, por su sinceridad, por tomarse un tiempo para escribir aquí algo que pesaba mucho en su alma. El hecho de escribirlo, de compartirlo bajo un seudónimo, permite la liberación de las palabras que estaban atascadas en la garganta porque no tenían manera de salir. Ahora ya sabes que no te espera ningún tormento, sólo tienes hermosos momentos de fusión y de perdón contigo misma y con ese ser angelical al que le tenías temor. Bendigo todos esos momentos de tu vida, a tus hijos y a ti. Gracias por estar aquí, te envío el más grande de los abrazos.

  10. Mary C
    agosto 01, 2009 20:31 Responder

    Vivi, que extraordinario mensaje, estoy sin palabras. Lo que más me impactó es que esos hijos espirituales son quienes, viendo mi dolor, mi remordimiento, me han llevado hasta tí, hasta tú mensaje para sanar mis culpas. Gracias.

    Lo siento, perdóname, te amo, gracias

    • agosto 02, 2009 22:00 Responder

      Hola Mary C.
      Tienes razón, tus hijos espirituales te han guiado hacia este sitio. Felicidades por esa conexión. Gracias por escribirlo aquí. Un gran abrazo.

  11. MARTHA MENDEZ
    agosto 06, 2009 22:34 Responder

    Vivi GRACIAS!!
    Como siempre amiga eres… no la luciernaga, sino el faro que Dios ha puesto en este medio para llevar luz, para iluminar los corazones aflijidos, me hiciste recordar una verdad, todo es perfecto, tal y como sucede, solamente tenemos que despertar,en lo posible para asi algun dia ser mas conscientes, y no tener que recurrir al dolor para crecer, se que podemos traer el cielo a la tierra, aunque parezca imposible,pero no entiendo aun porque los seres humanos escogemos el dolor para evolucionar, para crecer, pienso que no es necesario,mi alma bien podria crecer en la dicha, en la alegria,pero todavia no la convenzo o sera ella la que no termina de convencerme de que si se puede.
    Me has tocado el corazon,profundamente,me has ayudado a limpiar viejos recuerdos que creia olvidados, pero que solo estaban enterrados ,simulando no existir, y por otra parte, siempre he pensado que la verdad, tu la reconoces cuando la escuchas, tu corazon no te engana, y siempre crei esa teoria, de que es muy probable que ese hijo espiritual que dejamos partir un dia,este al lado de nosotros en otro hijo,estoy segura que asi es, creo que el alma que elige pasar por este planeta, lo hace pase lo que pase,y cueste lo que cueste.
    GRACIAS VIVI! QUE DIOS TE BENDIGA

    • agosto 07, 2009 06:44 Responder

      Hola Martha.
      Gracias por tu comentario y por estar aquí.
      Lo siento, perdóname, te amo, gracias.

  12. marely
    diciembre 04, 2013 10:47 Responder

    Gracias x este iinteresante articulo me ha abiertoo otra manera de vr el aborto.

  13. susana
    enero 28, 2014 13:36 Responder

    Vivi via face encontre este articulo y fue iluminador para mi, no paro de agradecer el momento en que conoci tu existencia. Gracias, gracias, gracias. Me has traido un alivio a mi alma increible con esto que he leido, sobre los hijos espirituales. Se que mi hija es una hija que fue espiritual y luego decidio quedarse a mi lado, ella me lo ha hecho saber cuando se ha puesto al frente de las luchas para el aborto legal y cuidado, me nombraba a muy temprana edad la palabra “libre albedrio” y nadie de su edad la entendia, ella si!! Ademas ella se enojaba mucho con mi padre que me criticaba adelante de ella por el aborto que debi hacerme a los 15 años, por no saber cuidarme, porque nadie me explico. Gracias Vivi, te amo enormemente, gracias por enseñarme a amarme!!

    • Vivi Cervera
      enero 28, 2014 16:21 Responder

      Gracias Susana por leerme.
      Te sugiero leer la otra parte, busca “Aborto energético”.

  14. Marilu
    febrero 09, 2014 22:25 Responder

    Vivi,estoy como en shock, avergonzada… practicamente nunca me acuerdo de 5 hijos espirituales como tu los llamas, simplemente pase por esos trances y por el miedo o por querer salir del “paso” abortaba, sinceramente en este momento me sofoca decir 5… Cuando inicie esta lectura y lei la palabra aborto se me encogio el corazon, fue un choque en mi cuerpo… Tengo tantas cosas que sanar y sobretodo… Hacerme 100% responsable… Aunado a que me acabo de separar por 2a vez (de mi segundo matrimonio!!!!!???? es demasiado peso el que cargo, por eso quiero darte las gracias por haber aparecido en mi camino Vivi!!!!! Gracias por ser tan clara y escribir de una forma tan sencilla que puedo entenderte!!!!! Muchas gracias por darnos este espacio “intimo” como lo mencionas!!! Bendiciones, que la divinidad sople sus polvos magicos sobre ti, para que sigas guiandonos… Lo siento, perdoname, gracias, te amo, lo siento, perdoname, gracias, te amo….

    • Vivi Cervera
      febrero 10, 2014 13:34 Responder

      Gracias Marilu! por esa caricia hacia mi ser. Un abrazo.

  15. Yolanda Leonor Vera
    marzo 20, 2015 17:12 Responder

    Gracias hermana de la vida, ser de luz, gracias porque puedo leerte siempre y hoy a tu lado abrace a mi niño espritual. Gracias <3

  16. Bety Arenas
    marzo 20, 2015 17:42 Responder

    Es bueno reafirmarlo ya sabía yo que mi pequeño Daniel esta conmigo. GRACIAS, infinitas Gracias

  17. gilma emilia
    marzo 20, 2015 20:24 Responder

    gracias vivi te leo y siento paz gracias gracias te amo

  18. Gi Valencia
    marzo 20, 2015 23:35 Responder

    Vivi Hermosa
    Apenas estamos conociendonos y ya te siento tan mi amiga! Es el primer artículo tuyo que leo, agradezco infinitamente la forma en que me has hecho reflexionar y ver de una forma distinta algo tan delicado y fuerte a la vez. Me siento tan cómoda y cercana al escucharte -tus audios- que parece que te conozco de siempre. De verdad, gracias por compartir. Lo siento, perdóname, te amo, gracias!

  19. loli
    marzo 21, 2015 06:29 Responder

    Querida Vivi, no tengo palabras para describir lo que he sentido leyendo este artículo . A los cinco años de nacer mi primer hijo quedé de nuevo embarazada. Fué un embarazo muy deseado, pero a los tres meses se produjo el aborto. Fué espontáneo, había problemas desde el principio. Lo pasé muy mal. Emocionalmente quedé hecha polvo y me costó mucho recuperame, aunque ahora, cuando te he leído, me he dado cuenta que nunca me recuperé. Han pasado veinticinco años y cuando hoy te leí todos los dolores que creía olvidados surgieron de nuevo, pero con una gran diferencia: he sentido que mi niño no nacido estaba esperando este momento y ha sido maravilloso reencontrarme con él, recuperarlo, abrazarlo y decirle que le amo.
    Es un placer leerte. Gracias infinitas, mi querida Vivi!!!

  20. Vivi Cervera
    marzo 21, 2015 08:53 Responder

    Amadas, ustedes inspiran.
    Son inspiradoras, son musas.
    Gracias a lo que han vivido
    las letras danzan.

    Les estoy agradecida. Las amo.

  21. Eunice
    marzo 21, 2015 09:47 Responder

    Gracias, gracias, gracias, te amo, lo siento, Perdóname!
    Este es un regalo que he estado esperando desde hace 17 años que perdí a mi niña.
    He llorado tanto, lo necesitaba mucho. Increíbles resonaron las palabras en en mi corazón que ella y yo teníamos ese acuerdo de dejarla ir. He podido entender muchísimas cosas y al mismo tiempo el milagro sucedió, pude perdonarme, sentí el amor y la presencia de mi hijita y en la habitación también sentí a mis ángeles y seres queridos que ya dejaron este plano físico. Por todos esto años me sentía la mujer más cobarde del mundo, pero al leerte me dices que es todo lo contrario se require un gran valor y amor inmenso, Es verdad porque es un dolor tremendo. Lloré como nunca y me quedé dormida repitiendo las palabras gracias, te amo, gracias, te amo, gracias te amo. Sin miedo ya, confiando que todo es perfecto!
    Gracias Vivi, te amo, lo siento, perdóname. Gracias hija te Amo!

  22. leonor
    marzo 21, 2015 13:02 Responder

    Vivi
    Acabo de leerte y entendí la pieza que le faltaba a mi aprendizaje. Tengo 7 hijos, solo una está viva y los otros 6 son “MIS AMADOS HIJOS ESPIRITUALES”. Así, en mayúscula y con todas y cada una de sus letras. Que bien se siente poder ponerle nombre a esta sensación de “no sé qué hacer” que he sentido desde hace 25 años!!!.
    Con los dos primeros, fui participe de la decisión de partir y los otros cuatro partieron voluntariamente.. Ninguno llegaba a 5 meses de gestación porque el cuello del útero se abría y tendía a expulsarlos. Ahora entiendo que hicieron uso de su libre albedrio para evolucionar y no era ningún castigo por lo que hice con sus dos primeros hermanos.
    El camino desde entonces ha estado pleno en terapias para superar la culpa de los dos primeros y el dolor de los otros cuatro, adema de las explicaciones médicas, perdones y por ultimo ha venido la aceptación, pero en ninguno de sus trechos había conseguido esta explicación que tanta paz y calma ha dado a mi alma. Era el momento, la vía y el canal.
    Esto me ilumina para conducirme con la última hija, la que me compaña en vida en este momento y a quien ya le he venido poco a poco explicando que, al contrario de lo que todos decían, no es la única.
    Leer tu artículo y leer a todas estas maravillosas mujeres que me antecedieron es una verdadera bendición.
    Mil veces gracias a todas y ahora es que hay trabajo por hacer.
    Las bendigo, te bendigo Vivi y bendigo a mis 6 maravillosos hijos espirituales que me han traído hoy aquí.

  23. Mar
    marzo 21, 2015 15:43 Responder

    Un terapeuta me dio una platica parecida a esta y me dijo, “trae a tu hijo y dale un lugar en tu vida, comprate un Angel y ponlo en el lugar que te plazca”, desde entonces sé que tiene un lugar fisico aqui en mi casa, además de que le hago cariños lo baño cuando se empolva. El aborto me lo provoque hace 40 años.quede en paz.

  24. paola
    marzo 21, 2015 16:55 Responder

    Agradezco profundamente haberte encontrado el día de hoy escribiendo de esto. Aunque he tratado de no culparme, la triztesa de no traer a mi niño al mundo era una espina que rozaba mi piel. Pero algo también me decía que era lo que tenia que hacer por más dolorosa que fuera la desición. Cada vez que cierro los ojos, lo veo columpiándose bajo un árbol y siempre le digo que algún día volveré a verlo. Gracias por darle alivio a mi alma. Infinitas gracias

  25. VALEE
    junio 24, 2015 14:31 Responder

    HOLA, GRACIAS LO SIENTO PERDONAME GRACIAS, .AHORA ENTIENDO MEJOR TODO LO SUCEDIDO, TENGO UN HIJO ESPIRITUAL Q FUE MUY BUSCADO Y DESEADO. YA VAN A SER DOS AÑOS DE SU PARTIDA, GRACIAS,SALUDA VALERIA

  26. Peki
    mayo 06, 2016 21:08 Responder

    Gracias

  27. valeriaaaa C
    junio 29, 2016 17:06 Responder

    gracias vivi, por guiarnos en nuestra sanacion, y ayudarnos a entender sobre los pactos q hicimos con nuestros hijos espirituales muy emocionante tu texto y los relatos de las chicas. yo tambien tengo un hijo espiitual q se fue a los 7 meses de embarazo en el 2013. Ahora con la ayuda de las 4 palabras q curan me siento mas tranquila y con ganas de retomar la busqueda de tener otro bebe/s. me encantan mucho los niños/niñas. gracias gracias , gracias saludos Valeria

  28. LYLY
    junio 30, 2016 23:00 Responder

    Lo siento, Te amo. Perdóname, Gracias, hace años estaba esperando algo así como el texto que acabo de leer para sanar la culpa que siento por mis hijos espirituales, y aun no lo logro, en este momento estoy llena de miedo por que siempre he sentido sin ser cobarde que lo hice por cobardía, por temor a enfrentarme a una sociedad, a la religión que me inculco creencias, a todo lo que se venia con la llegada de un hijo. Leeré este texto cuantas veces sea necesario para entenderlo lo suficiente y sanar la culpa que me acompaña hace muchos años. A un que soy practica-dora del hoponopono hace algún tiempo y oyente de sus vídeos en You tube no me había encontrado con un texto tan interesante.
    GRACIAS. GRACIAS, GRACIAS

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS