El marketing en tiempos de espiritualidad (parte 1)

El marketing en tiempos de espiritualidad (parte 1)

Hace mucho tiempo, una mujer comentaba que se encontraba triste y confundida porque había sido bloqueada de una página en la cual se quejó por la forma en la que se hace referencia a ciertas meditaciones en venta y a su elevado costo económico en comparación con el servicio que se presta. Y justo ahora que escribo esto me doy cuenta de que no cabe duda de la perfección que existe en lo incomprensible y en el hecho de que ella atravesara por esta experiencia, ya que de todo eso se valió este texto para poder nacer. Desde este punto de vista, no me queda más opción que darle las gracias y pedirle que lea con su corazón mis palabras.

El vendedor más grande del mundo para mí (mi padre q.e.p.d.), me explicó una vez cómo las relaciones con los demás seres humanos implican necesariamente una venta. Una venta es el intercambio de un bien o servicio por dinero (generalmente), y cada vez que le regalas una sonrisa a alguien estás vendiendo un aspecto de ti, estás intercambiando algo, una expresión por otra o simplemente estás tocando su alma y aunque no lo sepas o no lo esperes, el universo te devolverá o te “pagará” lo que diste. Esto es por ley de acción y reacción. No se trata de algo que se dé porque yo lo crea o lo diga, es una ley.

Entonces él me decía: con cada una de tus palabras “te vendes”, lo que significa: te entregas, te desprendes de algo y lo das, de modo que todos los seres humanos somos vendedores en potencia, todos los seres humanos de una u otra forma sabemos vender y vendemos.

Así llega ese momento en el cual cultivas un arte, como por ejemplo la carpintería y consideras que tus obras pueden servirle a alguien, y crees en ellas hasta el punto de que les pones el precio que tú consideras conveniente, les pones el precio que tú consideras “justo” para el tiempo o el esfuerzo que en ellas invertiste. Entonces abres tu negocio con todos estos hermosos objetos tallados a mano y pasan muchos clientes observando, diversa cantidad de personas pasa por tu puerta. Una mujer soltera, coleccionista de antigüedades observa las mesas con estilo medieval y dice: esto es lo que he estado buscando por años, me la llevo de inmediato y no me importa el precio!. De igual modo pasa por tu negocio una chica feliz de la mano de su pareja y le dice al oído: cuando tengamos dinero quiero una de estas hermosas mesas. También pasa por tu negocio un ama de casa (sin dinero, que atraviesa por un divorcio y tiene 3 hijos pequeños que mantener) que ve en tus mesas medievales un desperdicio de madera y un robo directo al consumidor, así que te grita: hey ¿por qué vendes estas porquerías tan caras? Y tú escuchas esto mientras estás tallando una a una mil mesas medievales por encargo y por alguna razón no te enojas, sólo dejas que ese cliente como muchos más, continúe con su vida, al fin y al cabo tú estás haciendo lo que crees justo, lo que te gusta, lo que te llama.

Ahora bien, ¿Quién tiene la razón, la mujer divorciada que se quejó por el precio o el carpintero?

Ya sé que no es fácil determinarlo. La mujer divorciada tiene razones propias y poderosas para quejarse, estas razones son sus propios recuerdos, sus propias creencias sobre cómo tendría que ser la vida. Por otro lado, el carpintero se siente un artista y de acuerdo a sus propios recuerdos y creencias establece precios o formas de comercializar sus productos.

Obviamente el pensamiento tiene sus consecuencias. Ella seguramente experimentará carencia y robo, a menudo. Y el carpintero abundancia y arte. Cada quien en su película.

Todos los seres humanos tenemos razón y a la vez, no la tenemos. No somos culpables por no poder comprender en un momento determinado que el mundo que vemos es creación nuestra. No somos culpables por cuestionar la labor de alguien sea como esta sea. Lo hacemos porque así sucede, la vida sólo sucede y en ocasiones es demasiado tarde cuando nos damos cuenta de que sucedió y continúa sucediendo de la forma en que tiene que suceder. En todo ello hay una voluntad superior a ti y a mí, que desea que así sea o de lo contrario ¿Cómo podría ocurrir?.

Yo no tuve mucho que responderle a la mujer triste que comentó en mi Facebook, por una simple razón: YO SOY LA SUMA DE TODO LO QUE A ELLA LE HIZO SENTIR MAL. Yo Soy la sumatoria de los recuerdos de un cliente insatisfecho, de un vendedor aprovechado o de un cliente que sonríe porque considera que ha comprado un tesoro. Soy el entendimiento y el no entendimiento de los actos de las demás personas. Esto hace que en ocasiones no pueda responderte amorosamente o no pueda reaccionar de la forma que tú consideras correcta. Esto es lo que me convierte en un ser humano exactamente igual a ti y con las mismas posibilidades de convertirme en el más vil de todos si un recuerdo o un gatillo de esta naturaleza tocara a mi puerta.

Mi papá me decía: somos de todo un poco hija, y el hecho de que jamás hayas siquiera considerado la posibilidad de quitarle la vida a alguien, no significa que no lo harías. Se trata de dos cosas distintas.

A la mujer que inspiró este escrito le abrazo y le mando todo el amor del mundo, siempre supe que no era personal.

Este tema continuará en una próxima entrega. Gracias por leerme.

© Todos los derechos reservados. Vivi Cervera 2012.

Entradas Sugeridas

11 COMENTARIOS

  1. Sara Córdova
    febrero 24, 2012 12:34 Responder

    Vivi, tienes toda la razón, pero cuando estamos bloqueadas con tanto lodo por pensar en los problemas q se nos presentan, no vemos mas allá de nuestro rencor y culpamos a todo y todos por sentirnos víctimas. Yo por ejemplo si no tengo para poder comprar tus meditaciones y libros pues busco la manera de obtenerlos ya sea los gratuitos, o por internet, tengo unas ganas tremendas de comprar tu e-book Perdón, curación y milagros, pero sé que lo tendré en el momento justo, mientras sigo sanando mi niña interior con tus meditaciones que tengo y escucho todos los días, sin falta a tods horas y esa “victima” que hay en mi interior se está desvanenciendo poco a poco. Infinitas bendiciones Vivi por tanta sabiduría q compartes con todos que somos uno, lo siento perdoname gracias Te amo!!! 🙂

    • Vivi Cervera
      febrero 24, 2012 13:03 Responder

      Sara Córdova, te quiero, te amo, gracias.

  2. Ave Fénix
    febrero 24, 2012 14:02 Responder

    Vivi! Siempre a tiempo, siempre eficiente, siempre en sintonía! Gracias por arrojar una luz nueva a lo que creía comprender. Me viene de perlas,! Yo muchas veces fui la mujer divorciada, la carpintera, y muchas personas mas. Gracias por ayudarme a comprender una vez mas. Y gracias a la señora que “gatilló” tu artículo. Abrazos de luz y y perfume de frutillas!

    • Vivi Cervera
      febrero 25, 2012 11:36 Responder

      Ave Fénix, es un placer leerte. Espero que continúes inspirada. Recibo tu perfume de frutillas, quizá lo utilice en alguna publicación. Te quiero, lo sabes!

  3. ariadna hermida guzman
    febrero 25, 2012 11:12 Responder

    hola vivi no habia reflexionado en esto que hoy leo normalmente leo tu boletin en el correo en el celular y me quedo con lo que siento que es para mi, sin embargo hoy entre al link que compartio sofi en facebook solo por curiosidad pues segun yo tenia todas tus meditaciones gratuitas y me encontre con esto lo cual me llevo a mi propio recuerdo cuando mis pacientes no pueden acceder a una consulta medica por el costo de la misma y a mi me parece que cobro lo justo, que yo estudie medicina y que debo recibir un pago justo por mis servicios, y en muchas ocasiones he tenido que regalar mis servicios porque me da pena que me digan, dra pero no tengo para pagarle la consulta pero si usted no me puede atender pues digame yo le prometo que despues le vengo a pagar, asi pues que me da pena decir. señora esta es mi profesion y de ella vivo y termino otorgando gratis un servicio del cual yo vivo, entonces observo que se van aparentemente muy agradecidas pero no vuelven ni a pagar, ahora al leer esto me doy cuenta que yo debo cobrar por mis servicios y si ellas realmente no pueden acceder a mi consulta debo decirles lo siento y dejar que busquen otra alternativa, porque lo unico que hago es bloquear mi prosperidad regalando mi trabajo. gracias vivi por estar aqui para mi . un beso ariadna.

    • Verónica
      noviembre 10, 2013 22:01 Responder

      Ariadna tienes toda la razón en todo lo que dices y me alegro por ti y por mi ya que al sanar tu abundacia yo sano contigo mi abundancia ya que me llego a pasar lo mismo que a ti !!! gracias por compartir!

  4. Vivi Cervera
    febrero 25, 2012 11:38 Responder

    Ariadna Hermida amada: gracias por tocar este punto porque muchas personas se beneficiarán de leer tu conclusión. Si es justo para ti, lo será también para quienes estén en sintonía contigo. Te quiero!

  5. Viviana Vazquez
    febrero 27, 2012 00:28 Responder

    Ariadna Hermida, yo considero que a las personas que realmente no te pueden pagar y las atiendes igual, no debes pensar que bloqueas tu prosperidad, al contrario, ya que por Ley Universal de acción y reacción, el Universo te devolverá con creces aquello que tu das al prójimo desinteresadamente, y como además esa atención es un acto de amor y compasión por el dolor del prójimo, el Universo también te devolverá ese amor multiplicado.

  6. noviembre 10, 2013 17:48 Responder

    gracias Vivi,como dice mi maestra de Reiki,es ley,si das y no recibes,atentas contra las leyes del universo,cuando ofrezco Reiki,pido una colaboracion para los niños del hogar,asi la energia fluira una vez mas en mi,gracias,lo siento,perdon, porque yo en el pasado no comprendia como funcionaba , Vivi,te amo.,gracias.

  7. Fancy
    noviembre 10, 2013 17:56 Responder

    Mi querida Vivi, en ocasiones nuestro corazón se encuentra tan lastimado que deseamos dejar de sentirnos tristes y deseamos encontrar la formula secreta para que eso ocurra, no somos capaces de darnos cuenta que esa formula mágica que tanto buscamos en el mundo exterior, esta almacenada dentro de nosotros. Como no somos capaces de verlo, nos creemos con el derecho de que otros nos ayuden sin pedirnos nada a cambio… Muchos piensan que es un deber hacerlo gratis. Un abrazo enorme para esa señora de mi parte. Gracias por estar siempre. Te amo.

  8. Mary Paulino
    noviembre 10, 2013 20:55 Responder

    Hola Vivi, se que eres lo suficientemenete inteligente para enfrentar estas situaciones,, pero te comento que algo , diria que similar ,,me paso cuando anunciabas el comienzo del taller de EFT y las 4 palabras que curan,,, no tienes idea de lo interesada q estoy en hacer ese taller, hasta trate de comunicarme contigo via E-mail, pero me fue imposible, no se que paso que Gmail no envio el correo q te escribi. Resulta q el taller esta en 238 dolares, en mi pais eso hace al rededor de 12 mil pesos q para una ama de casa q no trabaja es muchisimo dinero y hasta me senti un poco incomoda,, por no poder comunicarme contigo y luego por la cantidad de dinero. gracias que luego pude reaccionar y tranquilizarme, llegando a la conclusion de que si tu aprendiste todo esto te costo dinero, o sea que tuviste q invertir recursos para conseguir conocimiento y eso no es para regalarlo, asi por asi, esto es que en momentos tanto ser amorosa y paciente se nos puede olvidar, aunque mas tarde recobremos nuestro amor a nosotros y a lo que nos depara el destino en situaciones de caos total. Entiendo a esa senora y tambien te entiendo a ti,, suerte q ya estas en un peldano mas elevado y puedes manejarte con estos momentos de discordia, asi q no me queda mas que agradecerte por la informacion y dejarnos saber q todos estamos en el mismo mundo y envueltos en los mismos percances.
    Gracias amiga, aqui estamos siguiendote y aprendiendo cada dia y a cada momento,, un gran saludo.

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS