Sida: El mensajero del cielo

Una de las mejores experiencias de mi mundo, que estoy segura es el mismo tuyo, consiste en comprender el poder que tiene una letra en la composición de una palabra así como el poder que tiene su sonido cuando es pronunciada. Con una palabra podemos sanar o enfermar, vivir o morir, es algo muy sencillo y aún así, a veces parece que lo olvidamos. Creo que el significado de la palabra ‘sida’ es el que yo le he dado en este escrito porque con ello manifiesto mi intención de que comencemos a comprender una serie de síntomas que forman parte de nuestra evolución y que no pertenecen únicamente a un sector de nuestra sociedad, porque en realidad son una parte de nuestra conciencia colectiva de la cual cada uno de nosotros es responsable, si así lo desea asumir. Escribo para ti, esperando que comprendas que si me estás leyendo ahora es porque tienes en tus manos la oportunidad de sanar un recuerdo que aún vive en ti o de lo contrario no estarías aquí.

También escribo para aquellos que no comprenden aún, el hecho de que creamos todo lo que llega a nuestra vida por medio de los pensamientos; creo que este escrito ilumina el sendero oscuro que es transitado a diario por muchas personas que se sienten enfermas (de cualquier cosa) o que pasan por un difícil momento con algún ser querido por causa de ello.

Cuando una persona recibe la noticia de que tiene sida, siente que el mundo se cae a pedazos frente a sus ojos sin que pueda hacer algo para evitarlo. Casi siempre el primer paso consiste en comenzar una lucha desenfrenada en contra de la enfermedad por medio de la medicina tradicional o en la búsqueda desesperada de algún otro método que elimine, erradique, borre y suprima todo lo que se está sintiendo. Esto es completamente natural porque nuestra naturaleza ha sido diseñada para defenderse de lo que considera un enemigo y así mismo vemos al síntoma que llega a nuestros sentidos únicamente para anunciarnos que hay un pensamiento errado en el sistema y que necesita ser corregido o transmutado. La causa del sida es muy conocida: es la reproducción de un recuerdo que se manifiesta como falta de amor, no aceptación y un gran porcentaje de culpa. Inicialmente era contraída por drogadictos y después pasó a ser casi propiedad de los homosexuales, para dar el gran salto y afectar también a la comunidad heterosexual, por consiguiente a los niños. A diferencia con el cáncer que es algo de carácter personal porque no se transmite, el sida es un virus que se contagia por medio del semen o de la sangre, lo que le hace una enfermedad de índole social, colectiva, no personal, no individual. Esto es una demostración más de lo que significa tener en cada uno de nosotros un pensamiento erróneo que ha sembrado el terror durante mucho tiempo en la raza humana.

Cuando escuchamos que una persona conocida o amiga ha contraído el virus o que ha fallecido, pensamos que ha sido castigada(o) por Dios por sus “tendencias”, “malas actitudes” o por su “promiscuidad”, y pocas veces nos detenemos a pensar en que la única diferencia entre él/ella y tú/yo es que nosotros no fuimos quienes recibimos el diagnóstico y por eso no desarrollamos los síntomas, pero a estas alturas ¿Qué más da? Si alguien que conoces está pasando por una experiencia como esta, tú no estás excluida(o), eres parte activa en su proceso de curación porque cuando una parte del sistema deja de funcionar, todos sus miembros lo resienten y el planeta entero se ve afectado. Es algo tan colectivo que tú te has sentido obligada(o) a tomar precauciones al tener intimidad con alguien, así que entre más conciencia tengamos de nuestro papel en la sociedad como el origen o el fin de sus calamidades, entonces más salud y más amor estamos generando para nuestra propia existencia.

Hablar de sida es referirnos a una célula (entre millones) que está trabajando segregada, a un pequeño organismo que ha decidido alcanzar su independencia a costa de la salud de la persona que la mantiene, esta célula no tiene en cuenta a las demás y pretende armar su propio grupo de células que piensan igual que ella y que sólo anhelan destruir al sistema inmunológico para hacerse libres e inmortales; pero no logran darse cuenta de que en ese viaje hacia la inmortalidad están sacrificando a su huésped y le están llevando hacia su propia destrucción, lo cual también acabará irremediablemente con ellas, ya que no pueden sobrevivir fuera del cuerpo humano. ¿Este comportamiento individualista no te recuerda algo muy personal? A mí sí. Es que así solíamos comportarnos (por no hablar en tiempo presente), pensamos: oh qué pena, estás enferma(o) cuando en realidad es: oh qué pena, vives en mí y no me había dado cuenta de que yo fui quien enfermó!. Recordemos que todo lo que ocurre en el exterior es un fiel reflejo de lo que ocurre en nuestro interior, en la conciencia de cada ser humano. Y esta es la voz de mi conciencia.

Espero que esa ceguera colectiva de la que habla Daniel Goleman en su libro Psicología del autoengaño, sea parte de nuestra historia y no se haga presente a la hora de recibir con los brazos abiertos a la única posibilidad de curación que tiene la humanidad: esa posibilidad es el amor. Tal vez -sólo tal vez- se haya convertido en un “cliché” o en un término new age, pero si observas bien, no tenemos mucho de donde escoger. O aprendemos a amarnos o continuamos descendiendo en caída libre. Actualmente es más probable morir por padecer diabetes o cáncer que por el sida, creo que los seres humanos de alguna manera hemos diseñado una muralla defensora que extienda nuestra propia vida hasta que el principio sanador pueda ser reconocido.

Permíteme aprender y de paso enseñarte como amarnos lo suficiente para sanar. Creo que es fundamental el dejar de luchar contra un enemigo imaginario (esta palabra y esta guerra me recuerda a la de Moliére con El enfermo imaginario), porque en realidad hay que dejar de luchar porque eso nos pone al nivel de la célula independiente que ha creado todo el caos, recuerdas? La lucha incluye miedo, terror, pánico y excluye totalmente al amor, que finalmente es la energía creadora que estamos anclando al planeta Tierra a partir de este instante. Todos sentimos una gran inseguridad al aceptar una enfermedad porque creemos que ella se quedará para siempre en nosotros y esto es porque ignoramos que ella ya estaba en nosotros. Es el sida quien nos recuerda la necesidad de volver a empezar, de amarnos, de entregarnos no sólo a nivel físico sino de involucrar al afecto en cada relación que tenemos. El sida, observado desde un punto de vista holístico es la voz que nos dice que hay que olvidar el significado que le hemos dado a la muerte, que no es necesario morir por haber enfermado, que somos los dueños de la vida, los dueños del mundo, que estamos mucho más allá de ser enterrados por no amarnos lo suficiente. El sida no precisa ser destruido, sólo necesita ser comprendido, escuchado, valorado. Esto es como cuando una serpiente muerde a alguien, la única posibilidad de salvación para esa persona se encuentra en el antídoto que es el mismo veneno de la serpiente, que necesita ser reincorporado al cuerpo para darle vida. Es por medio de este mecanismo como llega la mañana, justo después de la noche, para que exista un día completo, un día perfecto.

He podido resumir un tema que puede ser el contenido de un libro, en un escrito para este sitio web que sé que has hecho tuyo, porque esa es mi intención. Si quieres una herramienta perfecta para sanar aún más tu ser, tu alma, tu conciencia, tu vida, entonces tienes a ho’oponopono, que integra 4 palabras mágicas que esperan que tú las pronuncies indefinidamente, sin esperar sanarte, sin que te pongas condiciones, sin que puedas crear metas, sin que anheles resultados. Eso es amor. Sólo Dios, tú y las palabras sanadoras, borrando recuerdos, eliminando memorias, deteniendo al tiempo, convirtiendo el plomo en oro, sanando tu alma.

Recuerda cuatro cosas: 1. El conocimiento te hará libre, lee todo que llegue a ti, aún en lo que consideramos impuro  o profano hay señales de la divinidad.  2. Atesora los mensajes que crees que provienen del Cielo.  3. Pronuncia por siempre, como un pacto sagrado con tu Ser las palabras: Lo siento. Perdóname. Te amo. Gracias. Y 4. El sida no es tu cárcel, es tu pase a la libertad, tu puerta al conocimiento y entre más le ames más te guiará hacia la paz que es tu derecho. Generalmente la enfermedad es una respuesta divina.

Este escrito está dedicado a una gran amiga, alguien a quien quiero mucho y que sé que con ojos vivos y amplia sonrisa me está leyendo en este instante porque sabe que fue ella quien me enseñó a valorar aún más mi vida y a diferenciar los abrazos de oso polar de los de oso tropical. También está dedicado a las almas valientes, a los seres humanos que ya no están aquí físicamente pero que comparten nuestra experiencia sanadora;  a todas las guerreras y guerreros que a diario lo intentan, que se encuentran unidos a mí por medio de cordones etéricos invisibles que transportan energía vital y que permiten la curación global. A todos ustedes gracias infinitas, de corazón lo siento, perdón, los amo.

Bibliografía:  Thorwald y Rudiger (La enfermedad como camino).

Vivi Cervera. Copyright 2009. Derechos reservados de autor.

22 COMENTARIOS

  1. graciela medina
    junio 09, 2009 11:44 Responder

    saludos vivi

    un muy buen articulo, gracias por enseñar a sanar los recuerdos en nuestra vida… lo siento perdoname gracias te amo

    chela

    • junio 09, 2009 15:56 Responder

      Mi querida Chela, gracias a ti por unirte a mi en intención. Te envío un millón de abrazos. Te amo.

  2. Mariana*
    junio 09, 2009 11:45 Responder

    Querida Amiga del Alma!
    Me encanta leerte. Este artículo confirma lo que he aprendido, perdimos el rumbo. A veces es una enfermedad la que nos viene a avisar que hay que tomar otro camino de retorno al Amor. Y que todo lo que vemos proyectado afuera es porque está dentro nuestro y son oportunidades para sanar, borrar y aprender. Gracias!
    Lo siento, Perdóname, Te Amo, Gracias!
    PD: Hay un libro que me gustaría leer y que por acá no lo consigo. Es LA RECONEXIÓN DE ERIC PEARL. Vos seguís teniendo tus libros en la página como antes, porque no los encuentro.
    Mariana desde Argentina.

    • junio 09, 2009 16:06 Responder

      Mi querida Mariana.
      Escribir es una actividad liberadora que se vuelve más y más placentera en la medida en que lectores como tú, participan activamente de lo escrito. Oportunas tus palabras, eso es lo que necesitamos, un cambio de paradigmas!
      No tengo mi página de libros como antes amiga, pero tu sabes que si lo encuentro te lo hago llegar.
      Lo siento, te amo, gracias!

  3. Vero
    junio 09, 2009 12:13 Responder

    Lo Siento Mucho, Te Pido Perdon, Te Amo, y Muchas Gracias!!!!!
    Me Amo, Me Perdono, Lo Siento Mucho y Gracias!!!
    Gracias a Mis Memorias, Pensamientos y Recuerdos por que Ellos me han traido a éste punto en Mi Vida, en el que han hecho que me diera cuenta de Mi parte de Responsabilidad que he tenido y tengo de Mi Vida, La Tuya y la de Todos……por eso hoy les digo, a Mis Memorias, Recuerdos y Pensamientos Negativos, que Las Amo Mucho, Les Pido Perdon, Lo Siento Mucho por haberlas usado, LAS LIBERO y ME LIBERO DE ELLAS, CON TODO MI AMOR y AGRADECIMIENTO!!!!
    Pido a La Divinidad, en el Nombre de Mi Niño Interior, que llene todos los Espacios que han sido vaciados,y los transmute con las Energias de Luz Divina, Amor, Paz, Equilibrio, Comprension, Perdon, Sabiduria, Abundancia, Verdad, Alegria, Sanacion, Curacion,y se manifiesten en y para Nosotros, a traves del Poder Divino de Dios!!!!
    Gracias y Te Amo!!!!!!
    Me Perdono, Me Amo, Lo Siento Mucho, Gracias, Muchas Gracias!!!!!
    Con Infinito Amor los envuelvo todos los Dias de Mi Existencia y la de Ustedes!!!!!
    Gracias Vivi!!!!!Yo Soy Tú, Tú Eres Yo, Las Dos Somos Una y TODOS SOMOS UNO!!!!!

    TE AMO!!!!!

    Vero…

    • junio 09, 2009 16:32 Responder

      Vero, que hermosa oración has creado, creo que lo incluyes todo en ella y que has asumido el 100%. Te agradezco mucho este aporte, imagina cuántas personas leerán este comentario y se beneficiarán de tus hermosas palabras, yo me siento excelente, así que ellos también! Gracias. Te amo.

  4. Mary
    junio 09, 2009 15:10 Responder

    Gracias Viví por tu artículo, como siempre nos presentas la realidad tal y como es y la cual algunas veces no logramos entender.
    Por mi parte no pienso dejar mis palabritas mágicas, es la mejor técnica de sanación que he encontrado y que en momentos difíciles me da la calma. Lo siento, perdóname, te amo, gracias.

    • junio 09, 2009 16:34 Responder

      Hola Mary.
      Las palabras mágicas son nuestra mejor oración, así que nos merecemos decirlas siempre. Gracias por tu comentario.

  5. AÍDA ONTIVEROS RIVERA
    junio 14, 2009 02:47 Responder

    MUÑEKITA ESTAS FIBRAS QUE ESTAS TOCANDO VAN MAS ALLA DE UN ARTICULO DE CONOCIMIENTO PUES ESTE METODO DE SANACION Y CORRECCION TAN OBJETIVO, TRANSMUTANTE NOS TRAE PAZ Y EQUILIBRIO DE LA MANERA MAS SIMPLE Y EFECTIVA EN EL MAPA ANATOMICO EMOCIONAL…GRACIAS POR ENSEÑARNOS Y COMPARTIR. EL QUE TE AMES ES LA MEJOR FORMA DE MEJORAR Y MIENTRAS ESTO OCURRE YO ESTOY MEJOR. AMIGOS VEAN DENTRO DE USTEDES PERO HAGANLO CON AMOR PARA QUE MEJOREMOS NUESTRO ENTORNO Y NO SE PREOCUPEN POR NINGUNA CRITICA CUANDO SE ESTA POR EL SENDERO CORRECTO.
    MI QUERIDA VIVI RECIBE UN MAGNO MEGAAAABRAZO DE CORAZÓN. LO SIENTO, TE PERDONO, TE AMO GRACIAS…

    • junio 16, 2009 11:15 Responder

      Mi querida Aida, tienes mucha razón. Hay que ver dentro de nosotros con amor, con aceptación, sin que importe lo erráticas que podemos parecer porque el error es parte de lo perfecto. Gracias por sanar. Gracias por ese abrazo, recíbelo de vuelta. Lo siento, perdóname, te amo.

  6. junio 25, 2009 23:39 Responder

    VIVi, una pregunta donde puedo bajar la cancion de ho-oponopono? me encanta, lo siento te amo gracias

    • junio 27, 2009 18:50 Responder

      Hola Amelia.
      Esa canción está disponible en los videos de youtube así como en Itunes.
      Abrazos.

  7. junio 27, 2009 21:17 Responder

    Amiga que hermoso abordas este tema, aún cuando me considero una IGNORANTE TOTAL DE LA ENFERMEDAD, pienso que debe ser muy difícil para alguien a quien diagnostican casi una sentencia de muerte el no desesperarse, el no pensar en lo peor!!por esos cuando decidimos dar el salto a la cama con alguien, no sabemos cuantos arrastran o arrastramos es por eso lo delicado de no tomar las precauciones del caso. GRACIAS POR TAN LINDA REFLEXIÓN amiga gotas de rocío!!!!!!!!

    • junio 30, 2009 18:05 Responder

      Hola mi querida Yaritza. No es fácil. De hecho creo que los pacientes con sida son ese espejo que nos permite observarnos y aceptar nuestro lado oscuro sin haber sido diagnosticados, en pocas palabras, ellos permiten que la sanación tenga lugar aunque para ello tengan que luchar y a veces morir. A veces el contagio llega por otros medios, una transfusión de sangre, un suceso accidental, drogas, etc. El asunto es que esa persona que lo contrajo independientemente del “cómo” necesita de esta experiencia para aprender y enseñar. Un millón de abrazos, besos y flores para ti mi querida amiga.

  8. andrea
    junio 30, 2009 16:54 Responder

    hola vivi, hace muy poco q empese a conocer a hooponopono y me esta haciendo muy bien. Me gusta mucho tu manera de expresarte y explicar el tema del sida. Lo siento, perdoname, te amo y gracias por hacerme bien.

    • junio 30, 2009 18:26 Responder

      Hola Andrea.
      Gracias por tus palabras y por estar aquí.
      Lo siento, perdóname, te amo.

  9. Ricardo
    julio 10, 2009 02:16 Responder

    Hola Vivi, se de gente que se ha curado de Sida usando metodos de sanacion “no tradicionales”.
    Has sanado a alguien de Sida usando el hooponopono?
    saludos
    Ricardo

    • julio 10, 2009 20:54 Responder

      Hola Ricardo.
      Las enfermedades no necesitan curación, necesitan integración. Esto es lo que ha ocurrido en muchos pacientes que han dejado atrás el recuerdo del sida. La misión que tengo es perdonarme por todo lo creado mientras continúo despertando por medio de ustedes, así que por eso no sano a nadie, no soy yo quien pretende hacer eso, no es ese el orden de las cosas.
      Agradezco tu pregunta porque sé que ilumina a muchas personas que necesitan de mi respuesta.
      Abrazos.

  10. AMOR
    julio 20, 2009 23:51 Responder

    Hola vivi,hace tiempo me dijeron que tenía sida, mi intensión en todo momento ha “sido” sanar, al principio me desesperaba mucho, me encerre para dejarme morir y definitivamente algo en mi murio… Mi odio, mi tendencia al suicidio, mi apego a las relaciones autodestructivas, mi tendencia al vacio, al individualismo, entre otras mil cosas que pudiera mensionar. Un medico me había dado poco tiempo de vida, un año, así que en ese año decidi liberarme de todo, perdonarme de todo, reconciliarme con el todo, con mi todo, unirme a la vida… como por arte de magia todo empezo a cambiar, un nuevo medico me ha felicitado por mi estado de salud, me gustaría poder hacer más por los demás y por mí… Hoy alguien me hablo de esta técnica de sanación y mira estoy aquí escribiendote. Me he puesto el nombre de AMOR, energeticamente se que ese nombre me llevará muy lejos. Espero podamos seguir en contacto. LO SIENTO, PERDÓNAME, TE AMO, GRACIAS.

    • julio 21, 2009 09:19 Responder

      Amor…
      Qué inyección de vida es tu comentario, qué hermosa intención te ha llevado a escribirlo, qué agradecida estoy contigo por estar aquí tomando mi mano para sanar recuerdos. Pienso que sólo alguien con un espíritu guerrero como el tuyo puede sobrevivir a un diagnóstico de esa naturaleza, nutrirse y alimentarse con la aceptación y levantarse para empezar a caminar otra vez. No sólo el médico te felicita, también yo lo hago ahora y sé que así mismo los lectores. Tu conexión con el universo es tan fuerte que te ha permitido comprender cuál es la razón de ser de una enfermedad como el sida y porqué de una u otra forma todos lo padecemos; entonces nuestra mejor oportunidad comienza cuando nos amamos por haberlo generado, cuando le amamos por permitirnos aprender, cuando aceptamos la vida y nuestro libre albedrío, así como nuestro poder para decidir el momento de irnos. Una vez eliminado el miedo a morir, todo es más fácil.
      Te sugiero que escuches las veces que más puedas en el día, la meditación ho’oponopono que puedes descargar gratis de este blog, así caminarás más ligera/o por la vida.
      Por supuesto que continuamos en contacto, me siento feliz de que estés aquí. Un abrazo inmenso.
      Lo siento mucho, por favor perdóname, te amo, gracias.

  11. AMOR
    julio 23, 2009 23:34 Responder

    Vivi hoy (aquí y ahora) siento mucho agradecimiento con la vida, con la gente que me ama y con la que no también porque he aprendido muchas cosas, al principio era dificil hablar del vih y del sida, y lloraba todas las noches y me dolia ver a otras personas que como a mi cargaban el peso de este diagnostico y suponia que ellas también lloraban todas las noches como lo hacía yo y se sentian tan solas o tan poco comprendidas como en ese entonces me sentía, en el mensaje pasado te dije que al principio fue dificil y me desesperaba… Y me quejaba mucho sobre todo con mi familia, les decia cuanto me dolia el cuerpo, me dolia la cabeza, cuan cansado me sentía, esto el otro, me queje y me queje… Hasta que me di cuenta de que mi familia estaba molesta por no poder hacer nada, mi padre dijo “si fuera posible me metería en tu cuerpo y sanaria todo tu malestar” me dijo cuan impotente se sentía de no saber como ayudarme. Ese día deje de quejarme me di cuenta que ellos también eran tan importantes como yo y que no estaba bien lo que estaba haciendo… Ahora me doy cuenta que hay mucha gente que me esta ayudando, que mi padre y toda mi familia pone día a día todo su empeño en que yo salga adelante con sus buenos pensamientos y sus palabras de calidad.
    El día que escribí por primera vez en tu pagina, una amiga psicologa por la mañana me hablo del ho’oponopono, inmediatamente llegue a mi casa a investigar de que se trataba y mira estoy aquí agradeciendo que te tomes el tiempo para responder mi comentario.
    Y de todo corazón pido que todas aquellas personas que las veo en la consulta mejoren su estado de salud y su calidad de vida, pido por aquellos niños, jovenes, adultos, hombres y mujeres que su aprendizaje por esta palabra llamada sida sea una enseñanza de vida.
    Lo siento, perdonenme, los amo, gracias.

    • julio 25, 2009 13:20 Responder

      Amor…
      Lindo nick.
      Hay diagnósticos difíciles y aunque siempre son parte del ayer, pesan mucho en el alma y sólo las personas valientes como tú, viven con una dignidad suficiente como para que todos aprendamos a valorar lo que significa la vida. Luchamos constantemente por estar vivos mientras que subconscientemente deseamos morir. Hay una frase que me encanta y con la cual hemos trabajado mis clientes y yo, para que así eliminen la idea de que morimos por voluntad de un dios ajeno a nuestros deseos; esta frase es: “Yo Amor… estoy seguro y soy inmortal ahora mismo”. Pronúnciala y siéntela. Siente que eres inmortal físicamente, siente que no estás obligado a dejar tu cuerpo y mucho menos a permitir que se marchite. Creo que esta frase se adapta perfectamente a ti porque consideras que eres más que un montón de recuerdos tristes, porque eres agradecido y comprensivo con tu familia, porque estás aquí para enseñarme.
      Sabes algo? Antes de escribir este artículo busqué en google algún texto que no hablara sobre sintomatología, patología, prevención, ciencia, lógica, enfermedad, muerte, números, estadísticas, Africa; pero no lo encontré. Así que escribí sobre la parte humana del sida y sobre el papel de la humanidad en su desactivación. Escribí sobre mi propio papel y recibí comentarios de mis amados lectores, entre los cuales te cuento, que sé bien que en ese momento borraron de sus memorias el concepto antiguo de enfermedad. Sé que muchas otros lectores quisieron escribir algo pero no se atrevieron, tal vez haya miedo y por eso continuamos trabajando en nosotros mismos pero con la certeza de que morir no es una necesidad, ni una obligación, ni un compromiso, ni algo que tenga que suceder. Morir es una decisión personal. Creo que está cerca el día donde la palabra sida sea una sigla que signifique: SIDA = SOY ILUMINADO DOY AMOR.
      Gracias amigo, te amo, lo sabes.

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS