Un día extraordinario

Un día extraordinario

«Cuando siento mis pies, cuando siento mis manos, cuando me encuentro en mi ser, es cuando sé que este no es un día normal. Es un día extraordinario.»

Caminar del estudio a la cocina es una proeza. Eso pensé el otro día en un breve lapso de cordura, cuando iba por un vaso con agua. De repente me dije: Facundo Cabral tenía razón en decirnos que no estábamos deprimidos sino distraídos de la vida, porque en verdad que parece ser nuestra naturaleza el olvidarnos de lo más importante: vivir.

Y es que en ese ratico me di cuenta, de otra manera, que vivir no es contar todos los problemas, e intentar resolverlos desesperadamente. Vivir es estar en el propio cuerpo, hacer presencia, sentir los pies cuando se mueven en pequeños o grandes espacios, sentir las manos con las que podemos hacer miles de cosas, sentir la piel con la que vestimos nuestro interior, sentir el agua que bebemos atravesando nuestras entrañas, encontrarnos en esos segundos tan breves, tan pasajeros, tan casi inexistentes.

Justo ahora siento lo que escribo, y noto que las palabras parecen venir de algún lugar, directo hacia mis manos para después viajar a donde tú estás. Entonces sé que así quiero permanecer, que así me gusta vivir, que tiene sentido el hecho de que te lo pueda transmitir.

Y sé que estas palabras no son para todos los corazones por muchos motivos. Se necesita de cierta preparación, disposición, apertura y necesidad. ¿Necesidad? Sí. De querer dejar atrás los viejos hábitos, esos que no nos pertenecen, esos que heredamos.

Y de repente llega ese instante en el que sólo sabes que quieres hacerlo y lo haces. Comienzas a existir. Y si es difícil mantenerte presente, vuelves a comenzar en cuanto se te presente la oportunidad, en cuanto sientes que a tú manera lo puedes hacer.

De hecho me gusta mucho esa frase que veo danzando por ahí:  Siento, luego existo.

Porque la vida para que sea vida, no ha de ser pensada, sino sentida. Eso es lo que la hace una experiencia extraordinaria.

Gracias por leerme. Un beso.

© Todos los derechos reservados. Vivi Cervera 2014.

Imagen: DevianTART. By_manuelestheim

Entradas Sugeridas

3 COMENTARIOS

  1. Gerardo
    febrero 04, 2014 08:35 Responder

    Hermosas palabras, hermoso articulo, hermoso…hermosa…Gracias por compartir con esta comunidad

    Abrazo

  2. febrero 15, 2014 21:34 Responder

    HOLA :ACABO DE ESCUCHAR EL PERDÓN ASIA UNA MADRE ………… ME QUEDE SIN PALABRAS.NO SE SI ESTOY PREPARADA TODAVÍA PARA HACÉRSELO ESCUCHAR.PERO ES COMO VOS LO EXPRESAS.ESTOY GRATAMENTE SORPRENDIDA DE HABERTE ENCONTRADO.PARA MI NO HAY CASUALIDADES EN ESTA VIADA NI EN LAS ANTERIORES HAY CAUSALIDADES.DESDE HACE YA UN TIEMPO ATRAS ESTOY EN LA BÚSQUEDA DE MI YO INTERNO DE MI SANACIÓN DEL ALMA Y POR LA DIVINIDAD QUE ME PROEJE; HABLANDO CON ALGUIEN ME DIJO QUE TE BUSCARA EN INTERNET Y SI ERA LO QUE BUSCABA, CURAR Y RECONSTRUIR MI SER INTERIOR .ESTE; ES MI TIEMPO ES LA HORA ESTA ES LA ARMONISACION QUE ESTABA NECESITANDO. NAMASTE…….

  3. Isabel
    mayo 10, 2014 07:29 Responder

    Totalmente… sentir, sentir nuestro Ser, nuestra esencia… esa parte inmutable y eterna. Sentir a través de nuestro cuerpo físico que para algo se nos ha dado, disfrutar de lo que nos brindan los sentidos!!

Deja tu comentario. Adoro leerte.

Facebook
Facebook
YouTube
YouTube
Instagram
RSS